Novedades

miércoles, 30 de mayo de 2018

La importancia de una dieta proteica


Siempre, desde pequeños, nos han dicho que debemos consumir vegetales. Y es cierto. Pero no menos importante son las proteínas. Os contamos la importancia y beneficios de una dieta proteica. 

Beneficios de una dieta proteica 

Nutrientes esenciales para la formación de los músculos del cuerpo, las proteínas son como los ‘ladrillos’ que necesitamos para mantener nuestra composición corporal. También son importantes para la fabricación de enzimas, hormonas, neurotransmisores y otras moléculas.


Estructura de las proteínas 

Las proteínas están a su vez hechas de pequeñas moléculas que llamamos aminoácidos, los cuales se unen formando cadenas de proteínas. Algunos de estos aminoácidos pueden ser fabricados por el propio cuerpo (los llamamos aminoácidos no esenciales), mientras otros los obtenemos a través de nuestra dieta (son los aminoácidos esenciales).

miércoles, 16 de mayo de 2018

Cosmético del mes

- Endocare Cellage Day SPF 30 ProDermis



Si siempre buscamos una hidratante diaria con fotoprotección, en primavera y verano aún nuestra exigencia es mayor en este sentido. Siendo realmente suficiente en invierno un factor de protección 15 durante el día, ésta tiende a quedarse algo justa en la época estival.

Bien podemos usar encima un fotoprotector de los llamados urbanos con una textura apta para el uso diario junto con maquillaje, y si acaso reforzar con una base de maquillaje con fotoprotección (y digo reforzar con todo el sentido, ya que confiar la fotoprotección por entero a una base de maquillaje no es inteligente a no ser que vayamos a embadurnarnos de base de maquillaje).

Esta reformulada crema hidratante de Endocare aporta una protección SPF 30 que además contiene una protección UVA de 27 (recordemos que SPF sólo indica protección UVB como tal), pero por supuesto otros ingredientes beneficiosos. Si no, obviamente, no sería cosmético del mes.

El fabricante, laboratorios Cantabria, habla de IFC®CAF, biomoléculas de señalización que activan las células madre de la piel y Wharton Gel Complex®, biomaterial rico en factores de crecimiento, captador y promotor de fibroblastos. 

En la fórmula podemos ver ceramidas, dos tripéptidos, extracto de semilla de uva, vitamina E. También el mucho menos frecuente extracto de huevos de caracol, que podría tener propiedades regenerativas. Y extracto de magnolia que es antiinflamatoria.

El perfume está en el último lugar y el envase es opaco y en tubo. Fenoxietanol es el principal conservante. Teniendo en cuenta que se trata de Endocare de farmacia, su precio no es desosbitado, estando alrededor de 45-50 euros. Todo ello hace de este producto una perfecta crema hidratante de día en primavera y verano o en cualquier momento que deseemos una fotoprotección alta con ingredientes propios de una hidratante diurna. Por esos ingredientes, obsta decir, no es un producto adecuado para pieles muy jóvenes, no para antes al menos de los 35-40 años.



Ingredientes

Aqua. Diethylamino hydroxybenzoyl hexyl benzoate. Isostearyl isostearate. Ethylhexyl benzoate. Coco-caprylate. Polyglyceryl-6 distearate. Glycerin. Tris-biphenyl triazine. Cyclopentasiloxane. Snail egg extract. Polysilicone-15. Jojoba esters. Titanium dioxide (nano). Dimethicone. Microcrystalline cellulose. Carapa guaianensis oil. Potassium cetyl phosphate. Bis-ethylhexyloxyphenol methoxyphenyl triazine. Isosorbide dicaprylate. Hydrolyzed umbilical extract. Magnolia officinalis bark extract. Vitis vinifera seed extract. Diaminopropionoyl tripeptide-33. Tripeptide-9 citrulline. Lysine hydrochloride. Tetrahexyldecyl ascorbate. Ceramide NP. Tocopheryl acetate. Phenylpropanol. Cetyl alcohol. Polyglyceryl-3 beeswax. Polyglyceryl-3 polydimethylsiloxyethyl dimethicone. Propylene glycol. Caprylyl glycol. Propanediol. Aluminum hydroxide. Stearic acid. Xanthan gum. Cellulose gum. Maltodextrin. Dimethiconol. Lecithin. Tocopherol. BHT. Disodium EDTA. Phenoxyethanol. Parfum.

martes, 8 de mayo de 2018

¿Podemos crear humanos más guapos con la nutrición?


La mayoría de nosotros probablemente querríamos cambiar algo de la forma en que nos vemos y sentimos, o deshacernos de un problema de salud. ¿Qué pasaría si supiéramos cómo usar la comida para mejorar el cuerpo a nivel genético? Los afortunados que heredan genes sanos y casi ‘perfectos’ son reconocidos como ganadores de la lotería genética.

A mediados de la década de 1980, un puñado de millonarios de biotecnología pensaron que tenían la tecnología para poder comprender y en última instancia manipular los genes. Organizaron el Proyecto del Genoma Humano, que, nos dijeron, iba a revolucionar la forma en que se practicaba la medicina y cómo se concebía y nacía el bebé. El 26 de junio del 2000 fue descifrado todo el genoma humano, uno de los grandes hitos de la ciencia moderna. Si bien los partidarios del proyecto del genoma describieron nuestros cromosomas como trozos de información estáticos que podrían manipularse de manera fácil (y segura), un nuevo campo de la ciencia, llamado epigenética, ya había probado que dicha suposición era bastante errónea.

La epigenética nos ayuda a comprender que el genoma se asemeja más a un ser vivo y dinámico: crece, aprende y se adapta constantemente. Es posible que hayamos escuchado que la mayoría de las enfermedades se debe a mutaciones aleatorias o genes 'malos'. Pero la epigenética nos dice otra cosa. Si envejeces más rápido, desarrollas cáncer u otra enfermedad, puede que tengas genes perfectamente normales. No se trata pues de los genes en sí, sino de la expresión de tus genes. 

La influencia de las madres 

Los investigadores epigenéticos estudian cómo nuestros propios genes reaccionan a nuestro comportamiento, y han descubierto que casi todo lo que comemos, pensamos, respiramos o hacemos puede, directa o indirectamente, afectar a la expresión de nuestros genes. Estos efectos se trasladan a la próxima generación, donde se pueden ampliar. En experimentos de laboratorio los investigadores han demostrado que simplemente alimentando ratones con diferentes mezclas de vitaminas, puedes cambiar el peso y la susceptibilidad a enfermedades en la generación siguiente. 

Un estudio de 2010 que analizó cómo la nutrición materna y la obesidad afectan a las generaciones subsiguientes concluyó: "La mala nutrición intrauterina puede contribuir de manera importante al ciclo actual de obesidad". El artículo muestra que los niños nacidos de madres con sobrepeso están epigenéticamente programados para desarrollar tejido adiposo en cantidades no saludables. Esto sugiere que millones de madres malnutridas, sin su conocimiento, programan a sus hijos para que tengan exceso de peso durante toda la vida, y que esta predisposición a subir de peso puede pasarse a los hijos de ese niño también.