Novedades

domingo, 26 de febrero de 2017

En defensa del aceite de palma



Que las grasas saturadas desde hace décadas han sido las culpables habituales (desde la prensa, la opinión pública y los organismos gubernamentales) en la dieta es algo que todos sabemos. También sabemos que en los recientes años esta presunta culpabilidad está en más que tela de juicio, apuntalándose cada vez más la idea de que es el azúcar en particular y los carbohidratos refinados en general quienes deberían soportar esa mala fama. 

No obstante, la causa de y contra las grasas saturadas no está en absoluto cerrada y se ha vuelto a reabrir su caso recientemente a cuenta del aceite de palma y un estudio con más enjundia de la que el público es consciente; a esto han contribuido periódicos como El País con más sensacionalismo que objetividad científica. 

Pero empecemos por el principio. LEER ARTÍCULO COMPLETO

viernes, 17 de febrero de 2017

Una dieta para tratar el envejecimiento: los ayunos



El ayuno es desde hace un tiempo uno de los asuntos más estudiados en antiaging. Un nuevo estudio científico ha respaldado algunas afirmaciones de salud acerca de los ayunos.

Este ensayo clínico revela que reducir los alimentos por sólo 5 días al mes podría ayudar a prevenir o tratar enfermedades relacionadas con la edad como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. "No es trivial hacer este tipo de estudio", dice el biólogo circadiano Satchidananda Panda del Instituto Salk de Estudios Biológicos en San Diego, California, que no estaba involucrado en la investigación. "Lo que han hecho es encomiable", afirma.

Estudios anteriores en roedores y humanos han sugerido que el ayuno periódico puede reducir la grasa corporal, reducir los niveles de insulina y proporcionar otros beneficios. Pero hay muchas maneras de ayunar. Uno de los programas más conocidos sobre todo en Gran Bretaña, la dieta 5:2, le permite comer normalmente durante 5 días a la semana. En cada uno de los otros 2 días, se restringe a 500 a 600 calorías, aproximadamente una cuarta parte de lo que el europeo promedio consume.

Una alternativa es la llamada dieta de imitación del ayuno, ideada por el bioquímico Valter Longo de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles y sus colegas. Durante la mayor parte del mes, los participantes comen lo que quieran. Luego durante cinco días consecutivos se adhieren a un menú que incluye barras energéticas y sopas, consumiendo alrededor de sólo 700 a 1100 calorías al día.

La comida, producida por una compañía que Longo ayudó a encontrar (pero de la cual no recibe ningún beneficio financiero), es alta en grasas no saturadas, pero baja en carbohidratos y proteínas, una combinación que puede estimular el cuerpo para restaurarse y quemar grasa almacenada. Hace dos años, el equipo de Longo informó que los ratones en la versión de roedores de la dieta vivieron más tiempo y exhibieron otros efectos positivos, como la reducción de azúcar en la sangre y menos tumores. También presentaron datos preliminares que sugieren beneficios para la salud en humanos. 

Ahora, los investigadores han completado un ensayo clínico aleatorizado en el que 71 personas siguieron la dieta que simula el ayuno durante 3 meses, mientras que los voluntarios en el grupo de control no cambiaron sus hábitos alimenticios. En general, las personas en esa dieta perdieron un promedio de 2,6 kilogramos (5,7 libras), mientras que el grupo de control se mantuvo en el mismo peso. Los que redujeron calorías también vieron reducciones en la presión arterial, grasa corporal y tamaño de la cintura.

Un ensayo de 3 meses no puede determinar si la dieta aumenta la longevidad en las personas como lo hizo en los ratones, que rara vez sobreviven más allá de un par de años. Pero Longo señala que los niveles de factor de crecimiento de la insulina 1, una hormona que promueve el envejecimiento en roedores y otros animales de laboratorio, se hundió en el grupo de bajas calorías. Y los sujetos que se encontraban en el mayor riesgo de enfermedades relacionadas con la edad también vieron otros indicadores de mal funcionamiento del metabolismo bajar, como los niveles de glucosa en la sangre y el colesterol total. Longo dice que esta dieta "trata" el envejecimiento, el factor de riesgo más importante para los asesinos como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. En un ensayo de seguimiento, el equipo espera determinar si la dieta ayuda a las personas que ya tienen una enfermedad relacionada con la edad, probablemente la diabetes, o son susceptibles de padecer una.

La dieta es a menudo difícil de mantener, pero el 75% de los participantes con bajas calorías lograron completar el ensayo, señala el gerontólogo Rafael de Cabo del Instituto Nacional de Envejecimiento de los Estados Unidos en Baltimore, Maryland, que no estuvo involucrado en el trabajo. El siguiente paso, dice el fisiólogo Eric Ravussin, del Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, es determinar si la dieta también funciona en personas "que no son tan saludables como las utilizadas en este estudio". La nutricionista de investigación Michelle Harvie, del Hospital Universitario de South Manchester en el Reino Unido, agrega que desea ver estudios más largos que confirmen que los beneficios persisten y que las personas permanecen en el régimen. "Necesitamos ayudar a mucha gente, pero ¿y si sólo el 2% de ellos están dispuestos a hacer esto?"

viernes, 3 de febrero de 2017

Correr y el cardio intenso no es buena idea: lo dice el entrenador de las 'celebrities'


Harley Pasternak recomienda lo que hacen las personas de las zonas más longevas del mundo

Si estás buscando quemar grasa, deshazte de las caras clases de spining y carreras agotadoras y prueba algo un poco más sencillo: caminar.

El nutricionista y entrenador de celebridades Harley Pasternak, cuya lista de clientes incluye a Kim Kardashian, Ariana Grande y Lady Gaga, dice que el cardio intenso no es la mejor manera de conseguir una figura esbelta. De hecho, para algunas personas, el cardio puede ser algo contraproducente.

Según Pasternak, cuanto más intenso sea el ejercicio cardio, más calorías por minuto quemarás, sin embargo, un porcentaje más alto de esas calorías provendrá de fuentes no grasas que si estuviera participando en cardio menos intenso como caminar.

En otras palabras, sí, estás quemando muchas calorías, pero no mucha grasa.

Hay una cosa más que habla en contra el cardio intenso: el hambre. Pasternak dice que hay una relación directa entre la intensidad de cardio que haces y tu apetito. Cuanto más intenso sea tu entrenamiento cardiovascular, más hambre tendrás después, lo que te puede llevar a comer más de lo que normalmente harías. "Escuchas a la gente después de una clase de spining, salen de allí y son voraces", dice Pasternak.

Y van con un bollo sin gluten y un zumo cargado de azúcar. Y si eso no es suficiente para convencer, también es más probable que se lesionen haciendo cardio más extremo. Según Pasternak, el síndrome de estrés repetitivo, las lesiones de rodilla y lesiones de espalda son todos riesgos asociados con cardio extremo.

Mientras que él no necesariamente desaconseja por completo el spining, Pasternak dice que la persona media que está preocupada por reducir grasa suele estar seducida por la idea de hacer cardio intenso cada día. Caminar, por otro lado, es a menudo visto como un método más accesible de ejercicio por personas de todos los niveles de habilidad. Pasternak, que ha estudiado los hábitos alimenticios de los países más sanos del mundo, dice que si bien las dietas de las personas en estos países difieren mucho, todos caminan mucho.

Según Pasternak, el estadounidense promedio anda 4.100 pasos en un día, mientras que las personas en los países más saludables andan más de 10.000 pasos al día. Debido a esto, Pasternak da a todos sus clientes un objetivo de pasos diario que oscila entre 10.000 y 14.000 pasos. 

 "La gente quiere saber cómo conseguimos los cuerpos más bonitos del mundo en forma - así es como lo hago, no siendo sedentario", dijo.

viernes, 27 de enero de 2017

Un caso de estabilización de cáncer agresivo con vitamina D3



El cáncer de páncreas es uno de los cánceres más peligrosos que las personas desarrollan, clasificándose como el cuarto tipo de cáncer más común que resulta en mortalidad. El cáncer de páncreas suele tener un pronóstico muy pobre: el 25% de las personas sobreviven un año y sólo el 5% vive durante cinco años. En el momento en que un individuo desarrolla síntomas, el tumor ya se ha diseminado.

Los síntomas y signos más comunes del cáncer de páncreas son dolor abdominal, ictericia (piel amarilla), pérdida de peso, heces de color claro y orina oscura. Un artículo reciente publicado en el Journal of Pancreatic Cancer informó sobre una mujer de 83 años que experimentó ictericia, pérdida de peso no intencional y malestar abdominal. Fue diagnosticada con cáncer de páncreas metastásico en enero de 2015. La paciente se sometió a un curso de quimioterapia antes de decidir no someterse a más quimioterapia. Desconocido este hecho por su médico, comenzó a tomar por su cuenta una dosis tan alta como 50.000 UI / día de vitamina D en marzo de 2015 para tratar su cáncer.

Su exploración pancreática inicial mostró una masa de 3,6 x 2,7 cm en su páncreas con metástasis en sus ganglios linfáticos. El 9 de abril de 2015, la lesión era ligeramente menor, y se sentía bastante bien. Sus niveles de calcio (que tienden a aumentar cuando suplementamos vitamina D) estaban normales en 9.6, y su 25 (OH) D (vitamina D circulante, que la que debemos todos medir) estaba en 150 ng / ml. Ella se perdió para el seguimiento en enero de 2016 después de tener 8 meses de cáncer pancreático sin síntomas.

Los autores del estudio apuntaron los siguiente:

"Dado el mal pronóstico del cáncer de páncreas y las limitadas opciones de tratamiento para los pacientes, este caso debe estimular la investigación adicional. La dosis diaria de 50.000 UI de vitamina D3 fue bien tolerada en nuestro paciente durante más de 10 meses en el momento de la escritura de este informe. Se debe considerar un ensayo clínico que evalúe una dosis similar ". 

Este informe de caso muestra que no todos los que toman una dosis tan tan alta como 50.000 UI / día desarrollarán hipercalcemia como se suele presuponer. Es hora sin duda de que se investigue más el carácter terapéutico de dosis muy altas de vitamina D en el cáncer. Por lo demás, en lógica acompañar estas dosis de suplementación de vitamina K2 o magnesio debería hacer si cabe algo más efectiva toda terapia con vitamina D3. 

viernes, 20 de enero de 2017

Skin Loving Vitamins de Alpha-H

Alpha-H es una marca que ha desembarcado hace poco en España con algunos productos que bien merecen una mención. Siendo una marca especializada hace décadas en el mundo de la exfoliación cutánea, tiene obviamente exfoliantes pero no sólo eso. 

Uno de esos otros productos es Skin Loving, una combinación de tres sérums de 15 ml cada uno basado en principios activos distintos. 

1.- Vitamina A 0.5%


2.- Vitamina E


3.- Vitamina C con semilla de uva


Ninguno de ellos contiene alcohol de modo apreciable ni aceites irritantes. En su lugar están acompañados por: En la fórmula 1 por aceite de jojoba, escualeno, extracto antioxidante de tomate, aceite de macadamia y de almendras. En la formula 2 aceite de jojoba y de almendras. En la fórmula 3 por extracto de regaliz que tiene la capacidad de reducir manchas cutáneas. 

El PVP de este trío de serums es 57,95 euros pero tienes un 5% de descuento con el cupón "juventudybelleza"



lunes, 9 de enero de 2017

10 alimentos para una buena piel (I)

O cómo la belleza no puede comenzar comiendo alimentos feos, que diría una consejera de belleza y nutrición de Nueva York.

Que la nutrición es importante para la salud todos lo sabemos, aunque luego muchos no lo tengan en cuenta. Una mala dieta puede dañar tu metalismo, causar sobrepeso y afectar a diversos órganos vitales. Pero, ¿cuál es el órgano más grande que tenemos? La piel. Cuanto más sabemos sobre la influencia de la alimentación en nuestro organismo, más evidente se hace su impacto en nuestra salud y envejecimiento de la piel. Veamos 10 alimentos esenciales en tu dieta para promover una buena piel. Éstos son los cinco primeros.

1.- Pescado graso

Los pescados grasos como el salmón o la caballa son excelentes alimentos para una piel sana ya que son ricos en ácidos grasos Omega 3, importantes para la salud de la piel en tanto son necesarios para mantener la piel hidratada y tersa (1) y es un hecho que la falta de los mismos causa sequedad cutánea.

Las grasas Omega 3 reducen además la inflamación que puede ser causa subyacente en el acné y el enrojecimiento facial, haciendo tu piel menos sensible a la radiación ultravioleta. (2). Algunos estudios muestran que los suplementos de aceite de pescado pueden ayudar a combatir condiciones inflamatorias y autoinmunes que afectan a la piel como la psoriasis y el lupus. (3)

El pescado graso es además una buena fuente de vitamina E, uno de los antioxidantes más importantes para la piel. Y por supuesto contiene proteína de alta calidad, necesario para generar proteínas estructurales que mantienen la integridad de la piel. Por último pero no menos importante, el salmón contiene zinc, un mineral que regula la inflamación y cuya falta puede agravar el acné y retrasar la cicatrización cutánea.

2.- Aguacates

Los aguacates son un alimento también rico en grasas saludables que contribuyen a la salud de la piel, por ejemplo a mantener su hidratación y flexibilidad. Un estudio con más de 700 mujeres halló que el alto consumo de grasas saludables como las que se encuentran en el aguacate fue asociado con una piel más hidratada y lustrosa. (4)

Estudios preliminares muestran además que los aguacates contienen compuestos que podrían proteger la piel contra el daño solar, el cual es uno de los causantes de las arrugas. (5) También son una fuente muy importante de vitamina E, la cual es aún más efectiva al menos en la piel si la combinamos con vitamina C. (6)

3.- Nueces

Por si aún no nos hemos dado cuenta de cuán importantes son las grasas, y en este caso para la piel
también, seguimos con un alimento rico en las mismas. nueces. Éstas son ricas en Omega 3 de tipo vegetal (que no sirven para sustituir de todos modos los Omega 3 del pescado), pero también contribuyen a reducir la inflamación cutánea.

Las nueces son también ricas en zinc, del que otra propiedad es que mejora la función barrera de la piel. Las nueces además contienen dosis pequeñas pero no despreciables de vitaminas C, E y selenio.


4.- Boniatos

Cuando hablamos de patatas, hay otra opción aparte de descartarlas en la mesa: sustituirlas por boniatos. Si bien es cierto que siguen siendo un alimento glucémico y por tanto no debemos atiborrarnos a boniatos, sí tienen una riqueza nutricional sin pararelo con cualquier tipo de patata convencional. 

Su color más rojizo da cuenta de su riqueza en becaroteno. Unos 100 gramos de boniato nos aportan hasta 4 veces la cantidad diaria recomendada de vitamina A (que es en lo que se convierte el betacaroteno en función de las necesidades del cuerpo). Los carotenoides sirven como un fotoprotector natural con lo que previenen las quemaduras y efectivos nocivos del Sol. También contribuyen a dar a tu piel un tono más saludable. 

5.- Pimientos rojos y amarillos

Como los boniatos, los pimientos rojos y amarillos son una gran fuente de betacaroteno. Y además contienen una buena fuente de vitamina C, necesario para generar colágeno. Una taza de pimientos contiene el triple de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. 

Un estudio observacional halló que las mujeres que cosumían abundante vitamina C tenían menos probabilidad de tener la piel seca y arrugada con la edad. (7)

martes, 3 de enero de 2017

Propósitos 2017


Cada fin y comienzo de año hacemos repaso del año que acaba y pensamos buenos propósitos para el que comienza. Propósitos que han de ser buenos pero también razonablemente realistas, pues si no de poco sirven y nos estimulan. Éstas son mis 10 propuestas de propósitos para este año que son más que buenos y alcanzables por todos nosotros.

Propósitos para 2017

El ejercicio, terapia para la felicidad

En 2015, la Academy of Medical Royal Colleges de Reino Unido emitió un informe en el que llamaba al ejercicio una “cura mágica”. Y es que hallaron más de 40 estudios que concluían que el ejercicio mejoraba el dolor y la calidad de vida en enfermedades musculo-esqueléticas, 14 estudios que arrojaban beneficios en pacientes con insuficiencia cardíaca, 6 estudios que demuestran mejoras en personas con esclerosis múltiple o incluso en personas con Parkinson. Son muchos los científicos que creen que el ejercicio es el mejor antidepresivo, y desde luego el más barato. Según la citada publicación británica, existen más de 20 informes que concluyen que el ejercicio combate la depresión. En junio de 2016, un estudio estadounidense analizó los datos de otros veinticinco anteriores sobre el ejercicio en personas con depresión diagnosticada y en resumen se demostraba que el deporte mejoraba apreciablemente los síntomas.

Mantente conectado con los tuyos

¿Sientes que tu relación con tus seres cercanos puede mejorar o afianzarse más? Debes saber que reconectar con ellos es bueno para tu salud. Las investigaciones demuestran que las personas con más estrechos lazos sociales viven más tiempo que aquellas que no. Según un estudio de 2010, la falta de relaciones sociales puede dañar tu salud tanto como el abuso del alcohol o el tabaco o incluso la falta de ejercicio y obesidad. Lo cual es mucho decir sin duda, ¡en esta era tecnológica no te olvides de conectar! 

Controla y cambia tu visión del estrés 

El estrés crónico es una de las epidemias de nuestros días. Puede incrementar el riesgo de insomnio, depresión, obesidad o enfermedad cardiovascular. Pero quizás lo importante no sea tanto el estrés en sí mismo sino cómo lo asumamos o consideremos. Según la psicóloga Kenny McGonigald, el estrés puede convertirse en un aliado si no lo tememos y lo vemos como algo favorable. Sorprendente, ¿verdad?

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ayunos intermitentes: beneficios neuronales

Antes y después de un día de ayuno, neuronas existentes en ratones


Sabemos que lo ayunos intermitentes aportan múltiples beneficios para el cuerpo, que incluyen mejorar la salud metabólica, aumentar la longevidad y mejorar la salud del corazón. La investigación preliminar demuestra que también podría hacer que tu cerebro sea bueno, especialmente si estás en riesgo de trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y el Parkinson.

Los científicos del Instituto Buck para la Investigación sobre el Envejecimiento han demostrado, por primera vez, cómo el ayuno beneficia al cerebro a nivel neuronal. Hay muchas técnicas diferentes y escuelas de pensamiento sobre el ayuno, pero la práctica suele implicar la abstención de los alimentos (o seguir una dieta muy restringida en calorías) para cualquier cosa desde 16-24 horas a unos pocos días.

Mientras morir de hambre es la última cosa que cualquier experto en salud recomendaría, el ayuno hecho con moderación y control puede conferir una serie de beneficios de salud física y neurológica. Investigaciones anteriores han sugerido que el ayuno puede mejorar la función cognitiva, estimulando un aprendizaje más rápido y una mejor memoria. Los nuevos hallazgos, publicados recientemente en la revista Neuron, arrojan luz sobre cómo la práctica puede funcionar para beneficiar la salud del cerebro.

En su estudio sobre larvas de mosca de la fruta, los investigadores encontraron que el cerebro responde a la escasez de nutrientes (como la que ocurre durante el ayuno) mediante la reducción de la actividad sináptica. (Las sinapsis son las estructuras de conexión que permiten que las señales químicas sean transmitidas entre las neuronas.) Esto puede ser esencialmente la manera del cerebro de conservar energía y darse un pequeño reinicio. "Tal vez es bueno que cuando los nutrientes no están disponibles, un organismo reduzca la liberación de neurotransmisores y, por tanto, ahorre una buena proporción de su gasto energético total", dijo Pejmun Haghighi, profesor del Buck Institute y principal autor del estudio.

Los neurocientíficos han vinculado la actividad sináptica hiperactiva con enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, Huntington y Parkinson, y por lo tanto el ayuno podría ser una medida preventiva eficaz. 

"Creemos que el ajuste de la actividad sináptica como resultado del ayuno agudo podría ser beneficioso para las personas que están en alto riesgo de neurodegeneración", dijo Haghighi. Los hallazgos actuales siguen siendo teóricos hasta que se realicen más estudios sobre seres humanos. Sin embargo, junto con otras investigaciones sobre los beneficios cognitivos potenciales del ayuno, sí sugieren que la práctica podría ser prometedora para mejorar la función cerebral e incluso prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad. ¿La conclusión? Merece la pena intentarlo, también para prevenir y retrasar problemas cognitivos. 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

New York Times tampoco cree que el desayuno sea esencial



El desayuno se ha convertido en nuestra mentalidad colectiva una de las comidas más importantes del día. Se considera un tabú omitirlo, e incluso llegaremos a avergonzarnos si lo hacemos. Después de todo, hacer tiempo para comer el desayuno permite que nuestras vidas mejoren dramáticamente según nos han contado. Sin ella nos han dicho que corramos el riesgo de tener coeficientes de inteligencia más bajos o aumentar nuestro riesgo de enfermedad coronaria. Sin embargo, las propiedades mágicas del desayuno puede haber sido exageradas.

Aaron E. Carroll, del New York Times, señala que la evidencia que apoya el desayuno debe ser vista con una dosis saludable de escepticismo. De hecho, la relación favorable que a veces se ha encontrado en el desyuano en algunos casos puede ser más correlación que la causalidad, escribe el nutricionista John Berardi. Es decir, que puede ser mera casualidad que algunos estudios hayan encontrado beneficios en el desayuno, puesto que la causa de tales beneficios sería otra.

Un estudio examinó la proposición común de que el saltarse el desayuno causa aumento de peso. Este meta-análisis (estudio de otros estudios previos) de 2013 encontró que estudios anteriores utilizaron lenguaje inadecuado que sugiere una falsa relación causal entre saltarse el desayuno y la obesidad. Concluyeron: "La creencia en el efecto propuesto del desayuno sobre la obesidad excede la fuerza de la evidencia científica. El registro científico está distorsionado por la investigación que carece de valor probatorio y de informes de investigación sesgados ".

Las compañías de cereales tienen interés en asegurarse de que los consumidores compren y consuman el desayuno, ya que la población suele desayunar cereales y derivados, no merluza con judías verdes. Carroll encontró justamente este problema al investigar algunos de estos informes, a menudo citados, sobre los beneficios del desayuno: fueron financiados por Kelloggs o la compañía norteamericana de cereales Quaker Oats.

La investigadora, periodista y activista en nutrición Marion Nestle estaría de acuerdo. Ella explicó en su blog Food Politics lo siguiente: "Muchos, si no la mayoría, los estudios que demuestran que los consumidores de desayuno son más sanos y manejan mejor el peso que los que no comen el desayuno fueron patrocinados por Kellogg u otras compañías de cereales para el desayuno ".

Algunos sugieren que en realidad puede ayudar a las personas a perder peso, pero la mayoría han encontrado comer el desayuno no tiene ningún efecto discernible en la pérdida de peso. Sin embargo, no estaría tan de acuerdo con Marion Nestle cuando afirma que desayunemos en cualquier caso siempre que tengamos hambre. El hambre es relativa, a veces es un estado mental más que fisiológico. Marion, periodista a la que admiro, debería considerar la ciencia de los ayunos intemitentes en tanto considera que el cuándo (se come) es bastante irrelevante en comparación con el qué (se come). Puedo aceptar que el qué es más importante, pero el cuándo no es un asunto menor. 

domingo, 18 de diciembre de 2016

¿Una perspectiva optimista puede prevenir enfermedades?



Investigadores de la Escuela de Salud Pública de T.H. Chan de la Universidad de Harvard retomaron un estudio basado en encuestas que empezó en 1976, hace 40 años, a enfermeras norteamericanas, la mayoría de ellas blancas, llamado "Nurses Health Study". Los investigadores extrajeron los datos sobre las personalidades de las mujeres de las encuestas realizadas en 2004 y 2008 y lo compararon con las tasas de mortalidad de las mismas mujeres entre 2006 y 2012. En conjunto, recopilaron información de más de 70.000 personas. Para evaluar el grado de optimismo, el estudio pidió a las participantes que indicaran en una escala de cinco puntos en qué medida estaban de acuerdo con seis afirmaciones como: “en tiempos de incertidumbre, normalmente espero lo mejor”.

“Al comparar el 25 por ciento más optimista [mujeres] con el 25 por ciento más bajo, había una reducción en el riesgo de mortalidad de cerca de un 30 por ciento”, dice el líder del estudio Eric Kim de la Universidad de Harvard. Esas relaciones se mantuvieron, aunque con menor intensidad, incluso después de que los investigadores ajustaran las predicciones para tener en cuenta los factores sociodemográficos y los comportamientos relacionados con la salud. Kim se apresura a señalar que esto no significa necesariamente que el optimismo conduce a estilos de vida más saludables, solo que existe una asociación estadística.

Sin embargo, él y sus colegas argumentan que, debido a que los rasgos de personalidad son algo maleables, las intervenciones basadas en el optimismo podrían ser una manera sencilla y de bajo costo para mejorar la salud pública. Tales intervenciones podrían incluir “instrucción estructurada en un salón de clases” y “ejercicios breves de papel y lápiz en los que se pide a las personas que escriban sobre la mejor versión posible de sí mismos”, informan los investigadores en el American Journal of Epidemiology. La idea de que con unas pocas horas de esfuerzo podamos evitar una serie de amenazas existenciales –incluyendo el cáncer, enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades respiratorias e infecciones– puede sonar tentadora. Intrínseco al argumento parece ser una promesa: si eres más optimista, evitarás que la muerte golpee a tu puerta, al menos durante un tiempo. Pero no todos los expertos están de acuerdo.

El problema de sugerir que un pensamiento positivo puede evitar la muerte, dicen algunos expertos, es que hace que los pacientes con enfermedades crónicas se sientan culpables o se avergüencen –de que son de alguna manera responsables de su enfermedad–. Además, si el optimismo se asocia con una mejor salud, puede tener más que ver con el hecho de que las personas que no son optimistas pueden de hecho sufrir de depresión clínica, que está ampliamente ligada a una salud más pobre.

Los hallazgos se alinean con estudios previos que han encontrado vínculos entre el optimismo y la salud del corazón. Por ejemplo, una revisión realizada en 2015 de 30 estudios encontró que las perspectivas positivas fueron asociadas con la reducción de la mortalidad y la reducción de la tasa de rehospitalización en los pacientes que tenían enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, un estudio de 2013 encontró que aquellos que son excesivamente optimistas tienen un mayor riesgo de muerte o discapacidad y que un poco de pesimismo podría motivar a las personas a comportarse con más cuidado. La verdad puede estar en algún punto intermedio: determinar cuál perspectiva es más útil puede depender de las circunstancias individuales.