Novedades

martes, 15 de mayo de 2012

Las diferencias genéticas en la conversión del Omega 3 vegetal

Antes de entrar en el tema del post, me gustaría traer la noticia -que en realidad no es reciente sino de hace un par de años, pero sí impactante- a la que se da cobertura en este breve vídeo...


 

Se trata del soldado norteamericano Andrew White. No murió en lo que podríamos llamar un acto patriótico o de servicio. Más bien fue matado. Por el fatal cóctel de fármacos que le habían prescrito en el ejército. Entre los cuales estaban antipsicóticos, antidepresivos y analgésicos. Y si sospechas que esta historia no es aislada, estás en lo cierto. Sólo en las siguientes semanas, se hizo público el fallecimiento de tres veteranos que tomaban similar combinación de fármacos que Andrew, apuntándose a ésa como la causa de la muerte. Un neurólogo de San Diego, California, el Dr Baughman, ha podido contar hasta 300 muertes de soldados jóvenes bajo diversas combinaciones de fármacos. Sin abundar más en la historia, tiene ironía el tema. Un gobierno que sostiene el cuasimonopolio farmacéutico para enfermar y aun diezmar la población militar que ha, se supone, de velar por la seguridad de ese mismo país. En el fondo no es muy distinta la paradoja cuando hablamos de la población general. Los perjuicios de los privilegios farmacéuticos los acaba pagando ese mismo gobierno que da tales prebendas, con una sociedad que demanda dosis crecientes de intervenciones y atenciones sanitarias. Vamos, la historia -por muy paradójica que sea- de casi siempre.

-----------
Los africanos tienen una eficiente
conversión de Omega 3 (y 6)
de  cadena corta a larga
Un nuevo y reciente estudio que ha involucrado a investigadores de EEUU, Suecia, Italia, Alemania y Holanda parece desentrañar el trasfondo genético de ciertas variaciones en parámetros de salud, que se explicarían por la diferencia en asimilar el Omega 3 no marino, el llamado Omega 3 vegetal alfa linolénico.

Pongamos el asunto en contexto. El Omega 3 puede ser de cadena larga (más de 12 carbonos para los más técnicos) que son el EPA y DHA que típicamente provienen del pescado, o ser de cadena corta (menos de 6 carbonos), que es el ácido alfa linolénico o AAL (podemos pensar en el lino y otras fuentes típicamente vegetales). Los importantes y relevantes para la salud son realmente los de cadena larga, EPA y DHA. Muchas  veces he mencionado que los humanos somos poco eficientes en lo que se denomina retroconvertir AAL a DHA, un proceso posible pero como digo no muy eficiente.

La relevancia nada pequeña de este nuevo estudio es que logra identificar diferencias genéticas que explican por qué unos humanos pueden hacer sin grandes problemas la retroconversión de Omega 3 de cadena corta a larga y por qué a otros sin embargo les resulta una tarea casi imposible.

Para ello se analizaron los perfiles de ácidos grasos de algo más de 6.000 europeos de cinco países distintos y datos genéticos de diversas razas y grupos étnicos, primates o el hombre de Neandertal entre otros.

La conclusión definitiva es que la diferencia se halla en los genes que gobiernan la producción de enzimas necesarias para pasar un Omega 3 de cadena corta a larga. Las personas que poseen el haplotipo D realizan este proceso de conversión sin gran dificultad. Las personas que poseen el llamado haplotipo A, sin embargo, no son capaces apenas de llevar a cabo este proceso.

Haplotipo D: una espada de doble filo

Entonces todo se resuelve siendo un afortunado haplotipo D. Todos desearíamos serlo. Pero no vayamos tan rápido, pues no todo es tan sencillo. Igual que los haplotipo D convierten los Omega 3 de cadena corta en larga con mucha más facilidad que los A, este proceso no es distinto en los Omega 6.

Es decir, un haplotipo D también convierte sin gran dificultad el Omega 6 de cadena corta ácido linoleico en ácido araquidónico (AA, que es de cadena larga). Y esto, sin duda, ya no es tan fantástico.

Lo que parece claro es que el haplotipo D es absolutamente ventajoso digamos para una sociedad tradicional sin acceso a productos marinos. Ya que estas sociedades no tenían que preocuparse, como nosotros, de un exceso de Omega 6 linoleico en sus dietas (aceites de semillas, como de girasol o maíz, que popularizó la revolución industrial), y sin embargo carecían del Omega 3 de cadena larga del pescado y tenían que confiar mucho más en el Omega 3 de cadena corta vegetal. Espero explicarme.

Los estudios antropológicos sugieren que el haplotipo D fue posterior a la aparición del A. En concreto, la aparición del D es algo previo al éxodo de humanos fuera de África. Y a todas luces parece que este hecho jugó a favor (por lo que he explicado de las sociedades tradicionales no pesqueras) de la evolución humana.

Como se observa en el mapa inferior, los americanos tienen una sorprendente predominancia casi absoluta de haplotipo A, mientras en el resto del mundo está bastante equiparado el asunto con la excepción de África donde abunda más el D y el A es muy muy escaso (la parte blanca de los quesitos indica mezcla, que propiamente es el haplotipo AD y que como se ve es poco común).

Dime qué haplotipo eres y te diré qué haces con los ácidos grasos esenciales. 


"Genetic Adaptation of Fatty-Acid Metabolism: A Human-Specific Haplotype Increasing the Biosynthesis of Long-Chain Omega-3 and Omega-6 Fatty Acids" The American Journal of Human Genetics (2012)

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola David,

Estoy en Nueva York y me gustaría saber dónde puedo comprar suplementos de Life Extension, ¿sabes algún sitio, farmacias, Whole Foods Market?
Muchas gracias y enhorabuena por el blog!

Anónimo dijo...

Alucinante el articulo de hoy !

Anónimo dijo...

Me ha encantado el articulo de hoy. No solo por el contenido, tambien por la claridad en la explicación que en otros articulos me ha parecido mas liosa. Además creo que ilustra en gran parte como en temas de alimentacion no hay absolutos.

Ana D.

Adolfo David dijo...

Al anónimo que está en Nueva York. Que vaya al nº 100 de Park Avenue, a 'WILLNER CHEMIST', al lado de la estación de trenes Grand Central. Allí tienes casi todos los productos Life Extension en una estantería, si no lo ves fácilmente pregunta por la marca y te indican dónde está. También hay una sucursal de esta tienda en el distrito financiero, pero ésta no la conozco y es mucho menos céntrica.

Anónimo dijo...

Hola,
muy interesante el articulo de hoy, es mas, estos días estoy tomando semillas de lino (por el estreñimiento), y me estaba preguntando, que como también tomo omega 3, sino seria excesivo.

¿ Que opináis ?

Mario, anímate...

Irene.

Serdna dijo...

@Fabiola: ¡Gracias! No es que intente que me hagáis caso, intento que os cuestionéis el hacer caso a los médicos porque sí (o a los vendedores de radiadores). Por cierto: ¿"mi enfermedad inflamatoria"? Si además de la neutropenia (¿qué tal con la vitamina C y/o los zumos orgánicos?), tienes algún problema inflamatorio, deberías considerar, bien medirte el nivel de calcidiol en sangre, bien subir directamente tu consumo/generación de vitamina D3 (y subir K2 y magnesio). Ya si estás experimentalista, podrías considerar probar con exposición al frío y luego nos cuentas si sirve para algo ;-).

A todo aquel que tenga alguien cerca tomando bifosfanatos (ese otro grupo de venenos que, esta vez, no debería tomar absolutamente nadie): No, no es inteligente (pero sí lucrativo para las farmacéuticas) enredar a lo bruto con los osteoclastos. Nunca es excesivamente temprano para parar de envenenarse.

@Mario: ¡Ánimo! (y vete poniendo manos a la obra en desmontar la credibilidad del Byron J. Richard éste... y de la servil FDA ;-) ).

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Serdna,¡que bueno lo de vendedor de radiadores!, eso en mi pueblo se llama humildad.
Bueno, la neutropenia está en niveles un poco mejor, posiblemente me haya ayudado la vit. C. El magnesio y vit. D también, por supuesto.
Lo de la exposición al frío la descarto por completo. En verano, lo paso en la provincia de Málaga, sólo bañarme en la playa el agua, que normalmente está muy fría, me produce unos dolores tremendos. Sueño con el sol.
Ahora tomo Pregabalina, (no se si será veneno o no)temporalmente, hasta que me hagan una "rizolisis".
Gracias por la información.
El artículo es bueno, aunque no termino de aclararme que tipo somos.
¿Mario???? Aúpa.
Que paséis buen día.
Fabiola

Gervasio dijo...

Adolfo David, estoy preparando el trabajo final de mi Máster de Dietética que tratará sobre la Dieta Paleo y he pensado, después de leer tu entrada sobre cómo los humanos prehistóricos pudieron desarrollar el cerebro gracias al omega 3 que conseguían de alimentos marinos, que puede ser probable que la mejor fuente de DHA no sea el mar, sobre todo en el valle del Rift, donde no lo hay y que fue el lugar donde se desarrolló el ser humano, sino que la fuente de este ácido graso fuese el cerebro y la médula osea de los huesos de animales muertos, que era un recurso alimenticio que sólo el ser humano aprovechaba en aquel tiempo. ¿Qué opinas?

Serdna dijo...

@Fabiola: Respecto a la fibromialgia, existe la teoría de que sea una infección intracelular; échale un vistazo a las entradas al respecto de los Jaminet (sobre todo a la última). Por otra parte, también podría estar implicado el metabolismo tocado de las mitocondrias: la entrada del Dr. Kruse no tiene referencias, pero parece haber alguna anécdota positiva.

Un saludo.

Adolfo David dijo...

Gervasio, si puede verificarse que el cerebro era un tipo de alimento más o menos habitual en aquella dieta, encajaría el asunto supongo, aunque ya sabes que hay un estudio por ahí de Nature que apunta al inicio de la pesca en África coincidente con la fecha que algunos dan para el comienzo de ciertas habilidades cognitivas en el homo sapiens

Gervasio dijo...

Adolfo David, en una búsqueda rápida he encontrado, en esta dirección (http://evolucionhumana.freehostia.com/contenido.php?contenido=2) lo siguiente referido al Australopitecus Garhi, un antecesor del hombre que vivió hace unos 2.5 millones de años: "junto con los fósiles hominidos se han encontrado también huesos de antílopes [algunos de los cuales] muestran evidencias de haber sido abiertos a golpes con martillos de piedra. Esto indicaría que estos homininos eran capaces de adquirir grandes cantidades de recursos alimenticios de alta calidad (carne y grasa de la médula ósea)". Esta grasa de la médula supongo que sería DHA. El artículo termina señalando:" el Australopithecus garhi viene [...] a demostrar que probablemente el uso de instrumentos y el cambio de dieta se produjo antes del aumento de la capacidad craneal". Es decir, que la mayor ingesta de DHA gracias a que podía alimentarse de médula ósea sería la que permitió el desarrollo del cerebro. En cualquier caso este ejemplo abunda en la teoría que defendías de que el ser humano necesito de una fuente importante y continua de DHA para desarrollar su cerebro.
Un saludo.

Israel Pardos dijo...

Hola Adolfo David, quería hacerte una pregunta acerca de la calidad de los omega 3 en general. Actualmente estoy tomando Omega 3 de Sura Vitasan (los fabrican New Roots Herbal Inc, Canada), tienen 180mg de EPA y 120 mg de DHA por perla de 1g (120 perlas). No se si conoces la calidad de esa marca, en la ficha del producto (http://www.newrootsherbal.com/uploads/downloads/pdf/english/WildOmega3_18_12.pdf) dice que están destilados molecularmente y que son de grado farmaceutico, sin embargo cuestan bastante menos que otras marcas (euros/EPA+DHA). Si en la ficha de un producto pone que están destilados molecularmente y que son de grado farmaceutico es eso una garantía de que estén limpios (o casi) de contaminantes o no tiene porqué? ¿Quizás hay mejores y peores destilados moleculares?
Muchas gracias, un saludo.