Novedades

viernes, 30 de abril de 2010

Intervencionismo y el recorte de libertades

Las compañías farmacéuticas saben que posiblemente su mayor competencia es la de los suplementos nutricionales que, en comparación, están virtualmente libres de efectos secundarios. El modo de evitar tal competencia es, como siempre, reclamar al poder político que imponga restricciones. Esto es, que genere monopolios gracias al intervencionismo de la ley. La intromisión gubermental en el mercado sanitario crea situaciones tan ridículas y nefastas como que la ley generadora de monopolios favorece los precios elevados de los productos de las farmacéuticas; luego, el propio Gobierno a través de sus diversos programas de salud pública acaba pagando a las farmacéuticas esos altos precios. En realidad, el sistema público-político está organizado por defecto de modo que todos acabamos costeando esos bienes, en este caso los fármacos, nos guste o no. Al fin y al cabo, como decía un sabio economista, el Gobierno no tiene nada ni produce nada, sino que "produce" sustrayendo por la fuerza a los ciudadanos el fruto de su trabajo. Nótese que la palabra impuestos viene del verbo imponer. Y no sólo no son voluntarios, sino que incluso la propia democracia deviene tiranía cuando se le otorga al Gobierno un poder tan importante para disponer a su antojo de lo que producimos los ciudadanos. No sin perspicacia, el revolucionario y pensador norteamericano Benjamin Franklin afirmaba en el siglo XVIII que la democracia eran dos lobos y un cordero votando sobre lo que se va a comer, mientras la libertad es un cordero armado rebatiendo el valor del voto. Para evitar tales atropellos -el problema de la tiranía de la mayoría en una democracia- se crearon las Constituciones a lo largo del siglo XIX especialmente. Una Constitución se ideó como documento legal que preservaba los derechos individuales de los ciudadanos y limitaba severamente el poder del Gobierno para aniquilarlos. Sin las Constituciones del movimiento liberal de la Ilustración y el XIX, en una democracia pura y dura el 51% de la población podría robar, esclavizar o aun asesinar al 49%.

La cuestión actual es preguntarnos hasta qué punto el Gobierno se mantiene en un papel reducido y limitado de proteger la vida y libertad de los ciudadanos, o bien hemos degenerado en una democracia con hipergobierno, donde éste decide por los ciudadanos en asuntos donde se trasgrede la libertad de cada persona e individuo: qué comer o no, qué educación queremos para nuestros hijos, qué tipo de sustancias deseamos consumir, qué ideología deseamos tener, qué terapia preferimos para nuestra enfermedad, o en qué deseamos gastar nuestro dinero obtenido con el esfuerzo de nuestro trabajo. Libertad es, en suma, hacer todo lo que queramos siempre que respetemos la libertad y propiedad ajenas. Aunque las democracias actuales respetan muchas libertades, sin duda los que hace más de un siglo precavían sobre los peligros de un Gobierno grande estarían asustados con el megapoder de cualquier gobierno en cualquier democracia actual, lo mismo Estados Unidos que España o Alemania.

El problema y peligro de no advertir la lenta pero constante agresión a nuestras libertades y los inevitables problemas sociales o económicos que esto acarrea es sabiamente aprovechado por quienes pueden reclamar el favor del Gobierno. Son los llamados lobbies o grupos de presión. Quizás sea una parte no evitable en una democracia, pero es un daño a la libertad y al progreso de cualquier sociedad, donde la producción debe atender a la demanda de los consumidores, no a la demanda que decide un Gobierno a través de sus grupos de presión más efectivos. Y como el Gobierno no produce sino que dispone de lo ajeno (gracias a los impuestos), el sistema hace que ¡una gran parte de lo "producido" (el Gobierno o Estado ocupa entre un 30 y 50% de las economías occidentales) sea determinado por alguien improductivo! Realmente, cuando algunos convencidos del valor y la necesidad de tal Gobierno grande claman contra el mercado, están diciendo que no somos los ciudadanos los que debemos elegir. Y aunque la palabra mercado tenga por degracia connotaciones a veces negativas en nuestra sociedad, es simplemente la palabra por la que designamos las relaciones voluntarias entre todos los individuos de cualquier sociedad. El mercado es inevitablemente social porque es la sociedad.

Pero no sólo los intereses políticos recortan la libertad y el mercado, sino que las propias empresas y múltiples intereses económicos medran gracias a que solicitan privilegio y monopolio al Estado anulando la libre competencia y el mercado. Ni que decir tiene que el nazismo y el comunismo fueron y son los dos máximos exponentes de aniquilación del libre mercado y la propia libertad. Creer que un Gobierno es sabio y bueno simplemente porque es elegido por una mayoría -es democrático- es una entelequia. Sin querer entrar en teoría económica, a este respecto un economista de principios del siglo XX incluso afirmaba con gran lógica que ni el Gobierno con los mayores expertos y sabios del mundo o las personas más honestas podría ser eficiente por la sencilla razón de que los gustos, opiniones y actitudes de los ciudadanos y consumidores son subjetivas y siempre cambiantes, y por tanto un sistema sin mercado -pensemos en el comunismo o nazismo, en cuya época vivió este economista- colapsa porque los precios no atienden a las necesidades y preferencias individuales, sino a la decisión ciega del Gobierno.

En realidad, toda esta defensa del valor de la libertad, tanto como principio ético y moral como principio de progreso económico y social, viene a cuento de buenas noticias para las farmacéuticas y malas para los consumidores. El lobby farmacéutico ataca de nuevo en alianza con el Gobierno. Y es que Medicure Pharma ha solicitado a la FDA de EEUU la conversión del gran compuesto antiglicación pyridoxal-5'-phosphate en medicamento. Es decir, ha demandado que el Gobierno a través de su brazo sanitario, la FDA, prohíba los suplementos de pyridoxal-5'-phosphate. En 2009 desgraciamente, una petición igual de la que hablé, en este caso por parte de la compañía Biostratum, acabó con la venta libre de pyridoxamina, otra forma antiglicante de vitamina B6. ¿Cuánto más vamos a tolerar semejantes abusos? Por supuesto, la solución no es que el Gobierno de turno favorezca a la industria de los suplementos, ni a la alimentaria de ningún tipo, sino que sea neutral, que no favorezca a nadie y delegue el poder de decisión en los consumidores, quizás si acaso recomendando o advirtiendo, pero no subvencionando ni prohibiendo. Como decía otro pensador del siglo XX, Rothbard, "lo único que le pido al Gobierno es que me deje en paz".

21 comentarios:

Smara dijo...

Ay! Que espesito el post de hoy, me va a hacer falta media mañana para leermelo.....

Anónimo dijo...

Te has salido un poquito hoy del guion. Mejor esto para un blog politico ¿no? :o)

Anónimo dijo...

hola,
aunque no comparto globalemente las ideas politicas de David, en este tema de la salud tiene razon... nos ENGANAN y los gobiernos son complices...
asi que, tiene que ver con el blog !

Adolfo David dijo...

Demasiado poco hablo de las implicaciones en salud de los sistemas políticos y sociales. En tanto tiene relación con la salud, está dentro del guión. La libertad sanitaria es un tema muy importante. Puedo entender que muchos no estén aquí familiarizados con los problemas del intervencionismo gubernamental, de todos modos en este blog intento sintetizar y simplifcar al máximo estas cuestiones para poder ser entendidas claramente.

Debe entenderse que en EEUU por ejemplo gran parte de la defensa de la medicina natural, holística etc va acompañada de una fuerte defensa de la libertad frente al Gobierno. No es el primer ni último artículo que he escrito aquí sobre ello.

Además, abogándose aquí por la defensa del consumidor, un discurso anti-intervencionista resulta de suyo imprescindible.

bea dijo...

Genial el artículo de hoy!!

Por mi parte de acuerdo en casi todo.
La libertad es el bien más preciado para todos los individuos,y cada vez más difícil de conseguir..

Lo malo que quienes precisamente obtienen más libertad,se están aprovechando de ella.

Yo estoy fráncamente preocupada,cada día leo el periódico digital,y cada día más noticias de agresiones por robo.En mi localidad ,ayer un hombre de 42 agredió con una navaja en la cara a un niño de 12 porque no le daba su dinero,y en los comentarios,había una persona que decía,que a los inmigrantes sin papeles ,tener una falta de delito les ayudaba a que no les extraditaran,y por ello lo hacían muchos de ellos.

Increible,y para reflexionar..

Adolfo David dijo...

Si se me permite el matiz, no es que algunas empresas, sindicatos u organizaciones varias tengan "más libertad" sino que tienen poder para coaccionar a los demás a través del poder legitimado del Estado. Pues nadie tiene derecho a (ni libertad de) agredir la propiedad y libertad ajena.

Excepcionalmente (quiero pensar) hemos concedido legitimidad al aparato estatal para ciertas restricciones de libertad, véase los impuestos, entendidos como necesarios en un umbral limitado (para costear el sistema judicial, la policía, administración de calles..). El problema es cuando el Estado (que a diferencia enorme de un ciudadano puede usar la fuerza y agresión dentro de la ley creada; yo no puedo robarte, pero el Estado sí puede expropiarte), empieza a asumir más y más poderes y competencias, más controles y provee más y más servicios.

A un órgano que tiene el poder para coaccionar como el Estado (en este sentido es Estado también una autonomía, un municipio o cualquier jurisdicción con algún ente de Gobierno) no podemos rendirle pleitesía y solicitud constante si no queremos acabar realmente mal. Como decía George Washington, el Gobierno es un sirviente peligroso y un amo temible. Siempre.

Es un tema bien interesante el de la libertad individual igualmente desde el punto de vista de la salud. Próximamente hablaré de cómo los gobiernos, que siempre hacen de médicos y de cuidadores nuestros a nuestro pesar, impulsaron la nefasta dieta alta en carbohidratos.

Es esencial entender que Gobierno y Libertad son dos conceptos casi siempre opuestos.

Mario dijo...

Genial el artículo. En las revistas de Life Extensión hablan a menudo de estos temas y me pongo de mala leche. ¿Serán hijosdeputa estos de la FDA?.... ¿Convertir en fármaco a la vitamina B6, para que solo pueda venderse en las farmacias?.... To pa ellos. No tienen jartura.

Putas compañias farmacéuticas que sobornan y presionan a los putos gobiernos que se dejan comprar o amedrentar. !Al carajo! !A las barricadas!!!!!

lkj23 dijo...

David cada vez escribes mejor hijo!!! noto que tu manera de expresarte ha mejorado desde el tiempo en que te conocí, ya te espresabas bien pero tu léxico y manera de expresarte creo que ha aumentado y mejorado muchísimoooo.

Veckia dijo...

Muy bueno el artículo de hoy!!

Al final siempre es lo mismo, no hay que darle más vueltas, qué mueve el mundo?? DON DINERO, pues ya está, así de simple.

Saludos.

Anónimo dijo...

GENIAL este tipo de artículos...es bueno profundizar en lo que nos rodea y abrirnos un poco los ojos.

Por cierto A.David, sé que no viene mucho al caso, pero ¿has decidido si va a estar a la venta la Irvingia 2009 con el 20% de descuento? Agradecería mucho si me pudieras contestar.

Un buen fin de semana para todos!
MARTA

Anónimo dijo...

jajajaja... ¡¡Qué bueno, Mario!!
Tú ahí, sin pelos en la lengua!!

CarmenM. dijo...

David,

Ya que nadie es capaz de echarme una mano dándome su opinión sobre los ingredientes de la crema de cuerpo que detallo a continuación, podrías por favor dármela tú?

No quería hacerte la pregunta directamente a tí, ya que veo que hay gente que también entiende de cosmética, pero no me ha quedado otra opción puesto que es la tercera vez que hago la consulta y nadie me contesta.

Agradecería por favor me comentaras que te parece.

Aqua (Purified Spring Water), Glycerin, Prunus Amygdalus Dulcis (Sweet Almond) Oil, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Oil, Rosa Canina (Rosehip) Seed Oil, Oenothera Biennis (Evening Primrose) Oil, Cetearyl Wheat Straw Glycosides & Cetearyl Al, Tocopheryl Acetate (Vitamin E), Citrus Grandis (Grapefruit Seed) Extract, Xanthan Gum, Phenoxyethanol, Ethylhexylglycerin, Parfum, Citral*, Geraniol*, Citronellol*, Limonene*, Linalool*, *Components of Natural Essential Oils

muchísimas gracias David.

Anónimo dijo...

yo creo que la crema está bastante bien

Raquel

Jane dijo...

Ya que habéis mencionado los suplementos de colágeno estos días atrás, he encontrado algunos en los que pone de tipo I, II y III ¿qué diferencia hay entre ellos? ¿Alguien lo sabe?
Por cierto, interesante el blog del Dr. Bromatólogo para complementar éste, pero no se pueden hacer comentarios a no ser que estés registrado en algún sitio.

Mario dijo...

Yo no le daría muchas vueltas a una crema para el cuerpo, pero esa fórmula que pones, además, a mí me parece muy, muy buena. Muy natural con extractos de plantas y frutos muy emolientes. El aceite de almendras y la jojoba se complementan muy bien y van de maravilla para hidratar la piel y el limoneno y el geraniol seguro que le dan un olorcito de maravilla. Yo, sin duda, la compraría.

Anónimo dijo...

Yo también creo que la crema está bien. Aunque tiene geraniol, es al final, y además es corporal ¿no?. ¿QUé crema es?

Carmen dijo...

Chicos he intentado un montón de veces leer el blog del doctor bromatólogo y por más que copio la página y la pego no me da ningún resultado. Alguno de vosotros ya lo ha localizado, me podéis decir cómo? Gracias

Carmen M. dijo...

Muchas gracias a los que han contestado. A mí también me parecía muy buena, pero quería contar con vuestra opinión para confirmar que no me había equivocado, ya que sois bastante más entendidos en la materia....

Mario, oler, lo que es oler....no huele muy bien, pero hidrata muchísimo la piel y te la deja muy sedosa.
Por si alguien le interesase, la crema es de la marca Trilogy. Son productos muy naturales y no es excesivamente cara.

De nuevo gracias.

Anónimo dijo...

Carmen, fíjate que no haya un punto al final (después de com)

Adolfo David dijo...

Gracias LKJ, lo del léxico creo que es simplemente porque creo que lo demandaba quizás este artículo. Lo cierto es que en Juventud y Belleza intento a veces simplificar a la hora de expresarme para ser más entendible, pero yo creo que mi léxico no ha cambiado mucho en los últimos años y de hecho me quejo en estos últimos años porque leo demasiado en inglés y demasiado poco en español

Anónimo dijo...

Al hilo de la intervención de la industria farmacéutica en la venta de suplementos dietéticos, me gustaría que se profundizara en el tema de la melatonina, que en España apareció y desapareció por arte de magia.
Mi experiencia personal es muy buena: hace el MISMO efecto que las benzodiazepinas, pero sin sus efectos secundarios y riesgo de adicción, ¿no es ésto razón suficiente para que las farmacias obliguen a su retirada de herbolarios para adjudicarse su venta?.
A mí me parece que el asunto apesta.