Novedades

domingo, 29 de marzo de 2020

Covid19: por qué una dieta antiinflamatoria debe ser tu base nutricional


El Covid19 no sólo es el tema y preocupación del mes, sino más que probablemente de toda esta primavera y por desgracia de todo este año y a nivel mundial.

Es cierto que no hay en estos momentos una vacuna y ni una cura como tal. ¿Ello significa que no debemos hacer nada, en el sentido de nada más que lavarnos las manos, usar elementos físicos de protección como guantes y mascarillas y tomar medidas de distanciamiento recomendadas?

Usemos el sentido común más básico. Todos sabemos que hay personas que desarrollan síntomas virulentos y cuadros graves, mientras muchos otros incluso pasan la infección sin apenas síntomas o muy leves. Y pueden darse ambos casos en personas de edades distintas. Esto es, pensar simplemente que tu edad cronológica es poco menos que un seguro de inmunidad es temerario porque no es así.

Hay diversos factores que concurren para poder explicar cuadros y evoluciones distintas de una infección, en este caso infección por Covid19. Típicamente está la carga viral a la que te expongas, otro lógico factor parece ser la cepa del virus que te infecte que sea más o menos agresiva... y además de otros, otro factor incuestionable: la respuesta de tu sistema inmunitario a la infección.

En concreto tener un sistema inmunitario sobre-reactivo  es un problema. Por ejemplo lo explicaba recientemente aquí el Dr Calleja del Hospital de Granada. Quien recomendaba corticoides en pacientes infectados al menos con cuadros no leves. En resumen, esa respuesta sobre-reactiva en pacientes graves con Covid19 significa según el Dr Calleja una 'tormenta de citoquinas'= ponerte bastante mal. Por cierto, los corticoides son un tipo de antiinflamatorios.

Hablando de fármacos, ¿qué es lo que se recomienda a todos los pacientes con síntomas? Paracetamol, un analgésico con propiedades aintiinflamatorias, que además es la única recomendación existente oficialmente para los que tienen síntomas leves a moderados.

Aquí tenemos pistas para usar. ¿Podría una dieta antiinflamatoria ayudarnos? Una dieta, ninguna dieta, nos va a curar cual vacuna de una infección vírica, pero ¿tenemos indicios científicamente sostenibles de que una dieta antiinflamatoria puede ser una estrategia a nuestro favor? O dicho al revés: ¿es lógico pensar que llevar una dieta proinflamatoria nos empuja a tener más probabilidades de un diagnóstico peor en caso de infección? La respuesta corta es sí. La respuesta larga, y la elaboración de la misma, podemos por ejemplo encontrarla en uno de los pioneros de las dietas antiinflamatorias y quizás el científico al que más debo mi original interés en la nutrición, el Dr Barry Sears. Traduzco al español su artículo: 

Nota: Tengamos en cuenta que los pilares antiinflamatorios de la dieta de la Zona se basan en: 

- Dieta (aquí una explicación general de una dieta antiinflamatoria tipo inspirada en gran medida en los principios de la Zona, si bien admito mayor liberalidad con la grasa buena que Barry Sears)
- Suplementar Omega 3 EPA/DHA
- Incluir alimentos ricos en polifenoles y considerar algún suplemento de polifenoles

"Uso de nutrición pro-resolución para controlar el coronavirus" (que basa sus principios en lo elaborado por el Dr Sears a lo largo de su carrera incorporando lo presentado en su último libro, aún sin traducción, de The Resolution Zone enfocado a la fase de resolución de la inflamación).

"Los virus y las bacterias estuvieron aquí mucho antes que nosotros y definitivamente nos sobrevivirán. Entonces, cuando un nuevo patógeno cruza desde su reservorio animal natural para infectar a los humanos, ¿qué hacer? Una opción es el enfoque antiguo para poner en cuarentena a las personas infectadas hasta que la enfermedad siga su curso. Ese método se usó en la lucha contra la Peste Negra que comenzó en 1348. En realidad, la primera aparición de la Peste Negra ocurrió aproximadamente 800 años antes cuando se conocía como la Peste de Justiniano y se estima que mató entre 30 y 50 millones en el Imperio Romano. Cuando resurgió en el siglo XIV, mató a aproximadamente la mitad de la población en Europa o aproximadamente 75 millones de personas. Sin embargo, no desapareció de inmediato ya que reapareció continuamente en Europa hasta alrededor de 1660. Las intervenciones más efectivas contra la Peste Negra fueron medidas draconianas que abarcaron desde el cierre de las fronteras, el uso de cuarentenas en el comercio internacional (es decir, evitar que los barcos ingresaran a los puertos) y en viajes nacionales, y finalmente en mantener a los ciudadanos confinados en sus ciudades para esperar su destino.

Los virus recientemente emergentes pueden incluso ser peores. Según los Centros para el Control de Enfermedades de EEUU (CDC), la primera aparición del virus de la gripe española en 1918 infectó a aproximadamente 1/3 de la población mundial, matando entre 20 y 50 millones en todo el mundo, incluidos 675.000 en los Estados Unidos entre 1918 y 1920 (1). No había vacunas, ni antibióticos para tratar infecciones secundarias en este momento, solo cuarentenas y buena higiene personal.

Hoy, la forma moderna de tratar las pandemias de infección bacteriana o viral es simplemente rendirse al poder de los patógenos y usar vacunas y antibióticos y atención médica moderna (es decir, ventiladores, etc.) para los infectados hasta que el paciente sobreviva o muera. Según los CDC (Centros de Control de Enfermedades de EEUU), todavía no estamos haciendo un buen trabajo en los EEUU. En la temporada de gripe 2018-2019, se estima que más de 35 millones de estadounidenses estaban infectados (aproximadamente el 9 por ciento de la población total) con gripe, y 34.000 estadounidenses murieron a pesar de que teníamos vacunas y antibióticos (2). Si bien esos números son definitivamente mejores que en 1920, no son un buen augurio para futuros virus nuevos.

Entonces, ¿cómo estamos manejando el coronavirus actual ya que no tenemos vacuna? Los chinos están utilizando el antiguo método de cuarentenas estrictas. Es muy poco probable que el tipo de control de población con puño de hierro funcione en los Estados Unidos y Europa. Y sin una vacuna, la propagación de este virus a una población inmunológicamente inerme [no tenemos inmunidad adquirida a ese virus porque es nuevo] puede expandirse rápidamente. ¿Hay otro enfoque?

Creo que la respuesta a esa pregunta es un sí definitivo. Yo llamo a esto el enfoque de inmuno-nutrición. El cuerpo tiene un poderoso sistema interno para combatir las infecciones virales y bacterianas. Es una combinación de los sistemas inmunes innato y adaptativo. El sistema innato es antiguo y primitivo, ya que reacciona rápidamente a las estructuras químicas. Funciona como nuestro primer respondedor a cualquier tipo de invasión microbiana. El sistema inmune adaptativo es más sofisticado porque utiliza células inmunes que digieren al invasor microbiano y esperamos recordar su estructura cuando pueda regresar. El sistema inmunitario adaptativo es lento para responder (especialmente a un nuevo invasor biológico) porque necesita el sistema inmunitario innato para cebarlo. Sin embargo, a diferencia del sistema inmune adaptativo, el sistema inmune innato está bajo un fuerte control dietético y ahí es donde entra en juego la inmunonutrición.

La inmunonutrición no es un simple consejo para comer una dieta saludable, sino que requiere seguir un programa nutricional altamente definido para optimizar el sistema inmune innato y hacer que el sistema inmune adaptativo responda mejor a todos los invasores microbianos. La característica clave es su capacidad para optimizar la Respuesta de Resolución. La respuesta de resolución es la respuesta de curación interna de tu cuerpo. Se compone de tres intervenciones dietéticas distintas para reducir, resolver y reparar el daño causado por una lesión, incluidas las causadas por infecciones microbianas (es decir, virales y bacterianas) como el coronavirus (3)

Sin entrar en gran detalle, cualquier lesión provoca una respuesta inflamatoria inicial para alertar a su sistema inmunológico de que está bajo ataque. Cuanta más inflamación tenga en su cuerpo, es menos probable que pueda activar de manera óptima su sistema inmunitario para responder a este desafío microbiano. Es por eso que su primer objetivo es reducir el exceso de inflamación en el cuerpo, no tomando medicamentos antiinflamatorios (que también son medicamentos anti resolución que inhiben el siguiente paso de la Respuesta de Resolución), sino siguiendo una dieta antiinflamatoria como la dieta de la Zona (4-6). Ese es solo el primer paso. A continuación, debe resolverse la inflamación inducida por el microbio aumentando la producción de un grupo de hormonas conocidas como resolvinas (7,8). Esto solo se puede hacer consumiendo altos niveles de ácidos grasos omega-3 en la dieta para mantener una proporción baja de AA / EPA en la sangre. ¿Cuál es la dosis correcta de ácidos grasos omega-3?

Tu sangre te lo dirá. Si su relación AA / EPA está entre 1.5 y 3, entonces estás tomando suficiente (3). La mayoría de los estadounidenses requerirá al menos 5 gramos de EPA y DHA por día para alcanzar ese rango ideal de AA / EPA, ya que la proporción promedio de AA / EPA para la mayoría de los estadounidenses es de aproximadamente 20. Finalmente, debes optimizar el sistema inmunitario innato utilizando dosis altas polifenoles que son solubles en agua para que entren en la sangre y activen el factor de transcripción del gen conocido como AMPK. ¿Cuántos polifenoles? Suficiente para mantener sus niveles de hemoglobina glicosilada (HbA1c) entre 4.9 y 5.1 por ciento. Esto supone aproximadamente 1 gramo de polifenoles solubles en agua por día, siendo las delfinidinas la mejor opción (9).

Por supuesto, cuanto más siga la dieta de Zona, menos polifenoles solubles en agua o ácidos grasos omega-3 necesitará para optimizar su Respuesta de Resolución interna (3). Tales delfinidinas solubles en agua que pueden activar la AMPK se encuentran en niveles interesantes en los arándanos. Una vez que estos polifenoles solubles en agua activan AMPK, comienza a orquestar su sistema inmunitario para atacar y neutralizar el microbio. Este es definitivamente un enfoque de equipo. Si alguno de los tres pasos (reducir, resolver y reparar la inflamación) no funciona con una eficiencia óptima, su capacidad para controlar el resultado de la infección microbiana (en este caso, el coronavirus) se inhibirá.

Esto podría significar la diferencia de tener secreción nasal o estar en un ventilador porque la probabilidad de que esté expuesto al coronavirus es grande debido a la globalización. La elección del resultado de esa exposición al coronavirus es suya."

Referencias científicas

- https://www.cdc.gov/flu/pandemic-resources/1918-pandemic-h1n1.html
- https://www.cdc.gov/flu/about/burden/2018-2019.html
- Sears B. The Resolution Zone.  Zone Press.  Palm City, FL (2019)
- Sears B. The Zone.  Regan Books.  New York, NY (1995)
- Bell SJ and Sears B. “The Zone diet: An anti-inflammatory, low glycemic-load diet.”  Metabol Synd and Related Disord 2:24-38 (2004)
- Hotamisligil GS. “Inflammation, metaflammation, and immunometabolic disorders.”  Nature. 542: 177-185 (2017)
- Serhan CN. “Pro-resolving lipid mediators are leads for resolution physiology.”  Nature 510:  92-101 (2014)
- Morita M et al. The lipid mediator protectin D1 inhibits influenza virus replication and improves severe influenza.  Cell 153(1):112-125 (2013)
- Jin X et al. “Delphinidin-3-glucoside protects human umbilical vein endothelial cells against oxidized low-density lipoprotein-induced injury by autophagy upregulation via the AMPK/SIRT1 signaling pathway.”  Mol Nutr Food Res 58: 1941-1951 (2014)

8 comentarios:

NAchete dijo...

Hola David,

¿Necesitamos suplementar con polifenoles?, consumo muchos a través de la alimentación, muchos.. Y Omega 3 tomo con el pescado cada día, necesito suplementar??

Gracias

Adolfo David dijo...

Cuanto más sigas una dieta que no sea excesiva en calorias y carbohidratos y muy baja en Omega 6 (grasa vegetal no oliva o coco), menos prioritario es suplementar Omega 3 y polifenoles.

No obstante si quieres ir un paso más allá y refinar tu dieta antiinflamatoria idealmente todos debemos considerar suplementar alguna dosis de omega 3 y polifenoles. Sears es fan especialmente de las delfinidinas que contienen los arandanos y el maqui básicamente porque parecen los mas efectivos en generar resolvinas, pero todos los polifenoles tienen accion antiinflamatoria y mejoran la expresión genética.

NAchete dijo...

Gracias por tu respuesta,

Un saludo

Susana dijo...

Adolfo David...te sigo desde hace años en tu blog y ahora en face que estás más activo...quiero agradecerte taaaanto lo que aportas!!!! Es cierto que hay muchos científicos y médicos maravillosos, pero que si no fuese por ti, a mi no me llegaría esa información...no podría pagarte nunca tu labor.

GRACIAS!!!!!!!

lola dijo...

Comparto la opinion de Susana Gracias!!!!

Aurgilino dijo...

Muy bien documentado, felicitaciones.

Noelia Gil dijo...

Hola David, y a todos tus lectores. Soy seguidora tuya desde hace mucho tiempo. Gracias por compartir. Enhorabuena por tu trabajo.
Hoy me atrevo a escribirte porque verdaderamente necesito consejo . Tengo 52 años. Mi piel es mixta. Tengo los poros abiertos y se me ensucian bastante. No es que tenga la piel muy grasa ni con muchos brillos, pero el problema es mi sensación. Me limpio la piel , pero no utilizo ningún tratamiento porque no he encontrado todavía una crema que me guste. No es que haya probado muchas, solo algunas. La última, una de Homecare, y no me ha gustado nada. Me deja la piel muy untuosa y no lo aguanto. Por eso acudo a ti, por si me puedes recomendar algún tratamiento que se absorba bien y no me deje esa sensación de asfixia. Ese es mi problema, que necesito un tratamiento antiedad pero no graso. Y no sé. He probado cremas de adolescentes pero ya soy viejita para eso. El contorno de ojos lo tengo tb muy mal,( además de la edad, he sufrido una perdida y eso me los ha destrozado) . Si pudieras aconsejarme te lo agradeceré mucho. , necesito lo que creas lo mejor del mundo!! Un saludo a todos, a ver si alguien puede ayudarme , lo agradeceré muchísimo
y muchas gracias.


Unknown dijo...

Hace tiempo hablaste de la fisetina. ¿Has descubierto algo nuevo sobre este polifenol?. Los estudios de los centros de investigación del cáncer de USA que se han publicado, afirman que es eficaz contra diversos tipos de neoplasias...sin embargo, me inquieta un estudio en el que se demostró que acorta los telómeros. ¿Puedes dar alguna información?. Gracias. Un saludo.