Novedades

martes, 20 de junio de 2017

Psicología del comportamiento y sobrepeso: 5 personalidades y 4 reglas

Lo ideal claro sería que todos nos adhiriéramos a una dieta lo mejor posible. A muchas personas les cuesta, bien por falta de voluntad o por otras variadas razones. No obstante, si cambiaron sólo un hábito en nuestra vida podemos empezar a controlar nuestro peso.

Realmente podemos verlo de otro modo para los que sí cuidamos de nuestra dieta ya: seguir haciéndolo es aún más fácil cambiando algunos de esos hábitos. Simple o no tal como suena, es lo que propone hace tiempo el Dr Brian Wansink, psicólogo del comportamiento y profesor en la Universidad de Cornell, y uno de los proponentes de la teoría del 'mindless eating' o comer sin sentido o sin prestar atención. Podríamos llamarlo el mindfulness de comer o alimentarse y lo expone en su libro que podríamos traducir como "Delgado por Diseño: Soluciones sin prestar atención para la vida diaria"

Wansink se considera a su vez uno de los muchos científicos que respaldan la teoría de los pequeños cambios a la hora de afrontar la pérdida de peso y la lucha contra la obesidad. Dicho de otro modo: pequeños cambios pueden suponer resultados importantes. 


"Una cosa que le sucede a las personas con sobrepeso es que a menudo sienten que su situación no tiene solución, y están a punto de renunciar", explica Wansink. "Lo que hemos encontrado una y otra vez es que hacer un pequeño cambio, como comer en un plato más pequeño, conduce a una pequeña pérdida de peso, y luego esto desencadena hacer más cambios. En un año, una persona perdió 15 kilos sin nunca hacer dieta. Wansink acuñó el término "comer sin sentido" con su best-seller 2006, "Comer sin sentido: Por qué comemos más de lo que pensamos." Él y sus seguidores están aplicando los valores de "comer sin sentido" a la pérdida de peso, abogando por que el estilo de vida en las pequeñas cosas y los cambios de los hábitos alimentarios pueden ser tan fáciles que casi no tenemos que pensar en ellos para que sean eficaces. Lo mejor de todo: comer sin sentido niega la necesidad de la fuerza de voluntad. "Es mucho más fácil ser" delgado por diseño "que usar la fuerza de voluntad", dice Wansink. "Haces un cambio, está hecho. La fuerza de voluntad es un trabajo interminable 24 horas."

Wansink y sus colegas han encontrado hasta 62 tipos típicos de personas según cómo comen. "La evaluación ayuda a determinar qué tipo de comedor de una persona es, por lo que podemos darles consejos que funcionan para ellos", dice Wansink. De acuerdo con sus hallazgos, los cinco tipos más comunes de comedores con sobrepeso son:

1.-  Los engullidores de comidas que no cocinan, que viven con sus familias y ven cuatro o más horas de televisión por día.

2.- Los comedores emocionales, viven solos y compran comida para llevar o la piden al menos tres días a la semana.

3.- Los comedores de bocadillos que hacen la mayoría de sus meriendas lejos de casa, son mujeres, y que prefieren bocadillos salados o productos horneados más que dulces (excepto chocolate).

4.- Un padre o madre al que no le gusta cocinar, pero que quiere que la familia coma mejor o coma menos.

5.- Las mujeres (25-35) y los hombres (45-60) que comen más de ocho almuerzos o cenas fuera de casa, y que comen más por la experiencia de sabor que para cubrir su necesidad o hambre.


4 soluciones



1. Asegúrate de que el único alimento en el mostrador de la cocina es fruta fresca

Uno de los estudios recientes de "Wansink" en casa muestra que tener patatas fritas visibles en la cocina puede agregar 3 kilos más en el peso de una mujer que a otra mujer que no lo hizo. Las mujeres que tenían una caja de cereales en el mostrador pesaban 8 kilos más que los que no lo hicieron. Las mujeres que mantenían un tazón de frutas en su lugar, sin embargo, pesaban 3 kilos que las mujeres que no lo hicieron.

2. En los restaurantes, pide entrantes de tamaño medio y use la "Regla de dos"

Wansink dice: "Utiliza la regla de dos : 'Pide un entrante razonable que suena bien a ti, y elige sólo dos otros elementos para ir con él. Puede ser un aperitivo y un vaso de vino, un trozo de pan y un postre, dos trozos de pan, etc. Esto te llevará a elegir los dos elementos que más quieres sin sentirte privado de ellos. Haz esto, y comerás 21-23% menos calorías, muestran los hallazgos de Wansink. 

3. En el supermercado, llene la parte delantera del carrito con frutas y verduras

Es la teoría de "comemos lo que vemos" en acción. Además, mastiquemos chicle. Los compradores que mantuvieron la boca ocupada con chicle sin azúcar mientras compraban se llevaron 7% menos comida chatarra, Wansink y sus colegas encontraron en otro estudio. 

4. Si trabajas fuera de la casa, comprométete a no comer en el escritorio

Además, intenta pagar con dinero en efectivo. Wansink informa que las personas que pagan con dinero en efectivo compran menos refrescos y postres.

La idea principal detrás de 'Slim by Design', dice Wansink, es capacitar a los lectores para crear un movimiento más grande en todo el país mediante la identificación de trampas: restaurantes, lugares de trabajo y tiendas, luego twittear, publicar en Facebook.. para que las corporaciones y lugares de trabajo escucgen. "Una tienda puede no escuchar al Gobierno, pero sí a un cliente que va a gastar miles de euros al año en sus tiendas"

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaria saber tu opiniones sobre las pautas de alimentación del Doctor Mercola.

Un saludo

ali2011 dijo...

Muy interesante el artículo (aunque la traducción es horrible). Pequeños hábitos que hacen grandes cambios.
David, quería preguntarte sobre el octocrileno y la sensibilidad al sol y también que me recomiendes un buen protector solar para mis hijas (1 año y 4), porque las formulas en spray suelen llevar alcohol denat y no sé si el octocrileno es tan malo como he leído. Muchas gracias!

Adolfo David dijo...

Estoy de acuerdo con Mercola que la grasa es el macronutriente menos conflictivo, pero no del todo en su reciente fobia a la proteína, lo veo a medias esto.

Lo he releido a mí me parece que está bien escrito en español. He añadido alguna tilde que faltaba. El cosmético del mes de un par de posts anteriores es apto para niños y bebés