Novedades

viernes, 27 de enero de 2017

Un caso de estabilización de cáncer agresivo con vitamina D3



El cáncer de páncreas es uno de los cánceres más peligrosos que las personas desarrollan, clasificándose como el cuarto tipo de cáncer más común que resulta en mortalidad. El cáncer de páncreas suele tener un pronóstico muy pobre: el 25% de las personas sobreviven un año y sólo el 5% vive durante cinco años. En el momento en que un individuo desarrolla síntomas, el tumor ya se ha diseminado.

Los síntomas y signos más comunes del cáncer de páncreas son dolor abdominal, ictericia (piel amarilla), pérdida de peso, heces de color claro y orina oscura. Un artículo reciente publicado en el Journal of Pancreatic Cancer informó sobre una mujer de 83 años que experimentó ictericia, pérdida de peso no intencional y malestar abdominal. Fue diagnosticada con cáncer de páncreas metastásico en enero de 2015. La paciente se sometió a un curso de quimioterapia antes de decidir no someterse a más quimioterapia. Desconocido este hecho por su médico, comenzó a tomar por su cuenta una dosis tan alta como 50.000 UI / día de vitamina D en marzo de 2015 para tratar su cáncer.

Su exploración pancreática inicial mostró una masa de 3,6 x 2,7 cm en su páncreas con metástasis en sus ganglios linfáticos. El 9 de abril de 2015, la lesión era ligeramente menor, y se sentía bastante bien. Sus niveles de calcio (que tienden a aumentar cuando suplementamos vitamina D) estaban normales en 9.6, y su 25 (OH) D (vitamina D circulante, que la que debemos todos medir) estaba en 150 ng / ml. Ella se perdió para el seguimiento en enero de 2016 después de tener 8 meses de cáncer pancreático sin síntomas.

Los autores del estudio apuntaron los siguiente:

"Dado el mal pronóstico del cáncer de páncreas y las limitadas opciones de tratamiento para los pacientes, este caso debe estimular la investigación adicional. La dosis diaria de 50.000 UI de vitamina D3 fue bien tolerada en nuestro paciente durante más de 10 meses en el momento de la escritura de este informe. Se debe considerar un ensayo clínico que evalúe una dosis similar ". 

Este informe de caso muestra que no todos los que toman una dosis tan tan alta como 50.000 UI / día desarrollarán hipercalcemia como se suele presuponer. Es hora sin duda de que se investigue más el carácter terapéutico de dosis muy altas de vitamina D en el cáncer. Por lo demás, en lógica acompañar estas dosis de suplementación de vitamina K2 o magnesio debería hacer si cabe algo más efectiva toda terapia con vitamina D3. 

3 comentarios:

Isolina dijo...

Hola David,

¿Me podrías decir cual de las fórmulas de la marca Filorga que están en el post anterior te parece más interesante?.
Al ser de la misma marca supongo que son parecidas pero me gustaría saber tu opinión. Dos de ellas puse yo la fórmula y la otra es de otra lectora del blog pero me gustaría saber si alguna de ellas es superior a las demás para una piel madura y arrugá como la mía. Gracias si me contestas.

Ayalga dijo...

Hola David y compañía, alguien me puede orientar sobre una crema antiarrugas? Estoy terminando Retirides 0,1% y no sé si actualnente hay algo más efectivo en el mercado. Tengo 51 años y casi no tengo arrugas, pero sí descolgamiento.Gracias.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la información, mi madre y mi abuela fallecieron por un cáncer de páncreas, es devastador, sigo con mucha interés este tema, y por otros casos que conozco me da por pensar que tiene un componente genético aunque no está demostrado... ¿tienes alguna información al respecto?

Saludos

Cristina