Novedades

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ayunos intermitentes: beneficios neuronales

Antes y después de un día de ayuno, neuronas existentes en ratones


Sabemos que lo ayunos intermitentes aportan múltiples beneficios para el cuerpo, que incluyen mejorar la salud metabólica, aumentar la longevidad y mejorar la salud del corazón. La investigación preliminar demuestra que también podría hacer que tu cerebro sea bueno, especialmente si estás en riesgo de trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y el Parkinson.

Los científicos del Instituto Buck para la Investigación sobre el Envejecimiento han demostrado, por primera vez, cómo el ayuno beneficia al cerebro a nivel neuronal. Hay muchas técnicas diferentes y escuelas de pensamiento sobre el ayuno, pero la práctica suele implicar la abstención de los alimentos (o seguir una dieta muy restringida en calorías) para cualquier cosa desde 16-24 horas a unos pocos días.

Mientras morir de hambre es la última cosa que cualquier experto en salud recomendaría, el ayuno hecho con moderación y control puede conferir una serie de beneficios de salud física y neurológica. Investigaciones anteriores han sugerido que el ayuno puede mejorar la función cognitiva, estimulando un aprendizaje más rápido y una mejor memoria. Los nuevos hallazgos, publicados recientemente en la revista Neuron, arrojan luz sobre cómo la práctica puede funcionar para beneficiar la salud del cerebro.

En su estudio sobre larvas de mosca de la fruta, los investigadores encontraron que el cerebro responde a la escasez de nutrientes (como la que ocurre durante el ayuno) mediante la reducción de la actividad sináptica. (Las sinapsis son las estructuras de conexión que permiten que las señales químicas sean transmitidas entre las neuronas.) Esto puede ser esencialmente la manera del cerebro de conservar energía y darse un pequeño reinicio. "Tal vez es bueno que cuando los nutrientes no están disponibles, un organismo reduzca la liberación de neurotransmisores y, por tanto, ahorre una buena proporción de su gasto energético total", dijo Pejmun Haghighi, profesor del Buck Institute y principal autor del estudio.

Los neurocientíficos han vinculado la actividad sináptica hiperactiva con enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, Huntington y Parkinson, y por lo tanto el ayuno podría ser una medida preventiva eficaz. 

"Creemos que el ajuste de la actividad sináptica como resultado del ayuno agudo podría ser beneficioso para las personas que están en alto riesgo de neurodegeneración", dijo Haghighi. Los hallazgos actuales siguen siendo teóricos hasta que se realicen más estudios sobre seres humanos. Sin embargo, junto con otras investigaciones sobre los beneficios cognitivos potenciales del ayuno, sí sugieren que la práctica podría ser prometedora para mejorar la función cerebral e incluso prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad. ¿La conclusión? Merece la pena intentarlo, también para prevenir y retrasar problemas cognitivos. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Feliz Año Nuevo Adolfo David, y a todos lo de este chat!!!
Mª Luisa

REYES dijo...

FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS,EN ESPECIAL PARA TI DAVID