Novedades

lunes, 24 de enero de 2011

La importancia central del control de la glucosa para un antienvejecimiento exitoso

Es casi imposible exagerar la importancia de controlar los niveles de glucosa o azúcar en sangre. No sólo es una parte esencial en cualquier programa antienvejecimiento sino que muchos científicos creen que la reducción de sus niveles explica el éxito de la restricción calórica en seres vivos para prolongar la esperanza de vida. El exceso de glucosa hace muchas cosas, generalmente nada buenas:

- Aumenta la acumulación de grasa corporal en tanto su exceso no empleado para generar energía se acumula en el tejido adiposo (vía lipogénesis, proceso que tiene lugar en el hígado). A su vez la glucosa alta acaba generando niveles altos de insulina, que evitan que se libere esa grasa corporal.

- El exceso de glucosa en sangre favorece la formación de placas arterioescleróticas.

- La glucosa alta es la condición por excelencia para la glicación de tejidos, cuando los azúcares se entrecruzan con las proteínas y las degradan.

- También estimulan la generación de radicales libres, u oxidación.

- Al estar alta la glucosa, se provoca que lo esté en respuesta la insulina, lo que estimula la enzima delta 5 desaturasa encargada de fabricar eicosanoides proinflamatorios.

La propia revista Diabetes Care afirmó en uno de sus estudios que "los valores de glucosa en ayunas en la parte alta del rango normal parece ser un importante predictor independiente de mortalidad cardiovascular en hombres de mediana edad no diabéticos y aparentemente sanos" ("Fasting blood glucose: an underestimated risk factor for cardiovascular death. Results from a 22-year follow-up of healthy nondiabetic men" Diabetes Care. 1999) Probablemente toda mi prédica contra el sobreconsumo de carbohidratos podría resumirse a efectos prácticos en: controla tus niveles de glucosa e insulina.

Es igualmente hoy un hecho aceptado científicamente que los niveles de glucosa alta suponen un redoblado riesgo en caso de cáncer, ya que éstos alimentan al tumor (véase el best seller "Anti-Cáncer").

Lo peor de todo, o lo más relevante y actual en esta cuestión es que las recomendaciones habituales de reducir nuestra glucosa en ayunas a simplemente por debajo de 100 mg/dl más que probablemente es insuficiente. Desde luego es insuficiente para quien busca una salud óptima o lo mejor posible y en el camino evitar y combatir la enfermedad crónica. Los científicos que evalúan la medicina antienvejecimiento tienden cada vez más a considerar que los valores ideales de glucosa en ayunas deben situarse entre 70 y 85 mg/ml, no simplemente por debajo de 100. E incluso que una mayoría de la población sana podría estar en un estado prediabético.

¿Qué opciones hay para reducir nuestros niveles de glucosa?

NUTRICIÓN
- Seguir una dieta antiinflamatoria, naturalmente restringida en carbohidratos. En aquellos casos que haya menos tolerancia a la glucosa (o los niveles de ésta sean más altos) habrá que restringir también las frutas (y evitar las glucémicas), aparte de azúcar, trigo y almidones claro.

MEDICAMENTOS
- La metformina es un excelente fármaco antienvejecimiento porque mejora la sensibilidad a la insulina -e inhibe la liberación de glucógeno del hígado- y rebaja los niveles de ésta y de azúcar. Si tu glucosa es elevada puedes consultar con tu médico la opción de la metformina.

HORMONAS
- Restaurar los niveles de testosterona en varones.

SUPLEMENTOS
- El ácido alfa lipoico es un conocido agente que mejora la sensibilidad a la insulina. Igualmente lo es la canela gracias a un extracto específico de ésta. Dicho extracto en combinación con cromo de alta biodisponibilidad, que mejora también la sensibilidad a la insulina, y un extracto que reduce el impacto de carbohidratos conforma la nueva fórmula de Cinsulin.

Es por tanto imprescindible para cualquier persona preocupada por el envejecimiento controlar sus niveles de glucosa en ayunas. En Juventud y Belleza puedes encontrar las pautas nutricionales necesarias, así como las fórmulas de suplementos nutricionales que se adapten a tus necesidades y objetivos. En el caso de hormonas y fármacos, debes consultar con tu médico.

11 comentarios:

teresa dijo...

de acuerdo con el tema del azucar. Habeis visto la piel de los diabéticos que no tienen bien controlados los niveles de insulina? la glicación de la sproteinas de la piel les hace parecer mucho mas envejecidos.
La metmorfina se utiliza como fármaco barato y efectivo en pacientes con diabetes tipo II.
Es totalmente cierto que si la población se analizara el número de prediabeticos y diabéticos que no saben que lo son sería muy alto, sin embargo al descubrir este número de prediabéticos se podría actuar sobre ellos con metmorfina y combo de estilo de vida (dieta y ejercicio) y muchos de ellos no desarollarían la enfermedad. He aquí un claro ejempo para ahorrar dinero al SNS y que no se hace pero sería altamente coste-efectivo.
Sobre el malentendido de hace unos dias del famoso omega 3 con liganos de sésamo, creia que era el de sears el que se vende en el conrte ingles a 50 euros.
Saludos
Teresa

Anónimo dijo...

Mario y demás lectores:
y esos cacharritos de los que hablais tipo stendertone, donde se compran de segunda mano? en ebay no he encontrado. esoy interesada en uno para cara y otro para abdomen! gracias

Anónimo dijo...

A propósito del tema del azúcar en ayunas. Yo sigo la dieta anti-inflamatoria bastante bien, con suplementos de Life-Ext. incluídos. Excepto el desayuno que tomo dos o tres tostadas de espelta con mermelada.
Mi pregunta es si esta mermelada en el desayuno me irá muy mal?
A ver si me podeis contestar.
Gracias.
Fabiola

Adolfo David dijo...

Las tostadas de espelta pueden aceptarse, pero la mermelada como rutina diaria difícilmente la verdad.

Anónimo dijo...

En este blog me intranquilizais un montón.
Ya he revisado mis análisis (que dejé en un cajón porque todo era normal) y resulta que tengo 91 de glucosa en ayunas.
Solemos comer harina y pasta integrales, pero supongo que lo único realmente válido son otros tipos de harinas. Mi pregunta , ¿la espelta no es trigo también?. ¿Por qué si vale ella y no el trigo normal integral?. ¿Qué opinais de la harina de arroz? ¿puede producir menos glicación?.
Nuria.

Peka dijo...

Es cierto que las personas acostumbradas a dietas bajas en hidratos pueden mostrar valores más altos de glucosa en ayunas (que no insulina)?

Adolfo David dijo...

91 de glucosa en ayunas está bien aunque no sea lo óptimo. La espelta tiende a ser menos glucémico que el trigo normal, aunque luego cada uno responde de modo distinto a cada alimento en cuanto a su impacto sobre la glucosa. Si se sigue una dieta baja en carbohidratos, lo esperable es menos glucosa en ayunas claro.

Alvaro dijo...

David he leído en varios sitios, que a veces, al seguir una dieta baja o restringida en carbohidratos, se induce una Resistencia a la Insulina Fisiológica, que no es problemática, en contra de la Resistencia a la Insulina Patológica, como la de la diabetes y que puede ocasionar unos niveles de glucosa en ayunas relativamente altos de 90 a 105.

Por ejemplo en el Blog Somatropina:
http://www.somatotropina.com/2011/01/resistencia-la-insulina-1.html
"Algunas personas de la "blogosfera" que siguen dietas muy bajas en carbohidratos y altas en grasas saturadas (como la que recomiendo) ven que sus niveles de glucosa en ayunas comienzan a subir sin razón aparente."

En ingles el Blog The Healthy Skeptic comenta:
http://thehealthyskeptic.org/when-your-%E2%80%9Cnormal%E2%80%9D-blood-sugar-isn%E2%80%99t-normal-part-2
"One caveat here is that very low-carb diets will produce elevated fasting blood glucose levels. Why? Because low-carb diets induce insulin resistance. Restricting carbohydrates produces a natural drop in insulin levels, which in turn activates hormone sensitive lipase. Fat tissue is then broken down, and non-esterified fatty acids (a.k.a. “free fatty acids” or NEFA) are released into the bloodstream. These NEFA are taken up by the muscles, which use them as fuel. And since the muscle’s needs for fuel has been met, it decreases sensitivity to insulin. You can read more about this at Hyperlipid.

So, if you eat a low-carb diet and have borderline high FBG (i.e. 90-105), it may not be cause for concern. Your post-meal blood sugars and A1c levels are more important."

Traducido un poco a lo bruto ayudado por el traductor de Google:
"Hay que advertir que a veces en las dietas muy bajas en hidratos de carbono se producen niveles elevados de glucemia en ayunas. ¿Por qué? Porque las dietas bajas en carbohidratos inducen resistencia a la insulina. La restricción de los hidratos de carbono produce una caída natural en los niveles de insulina, que a su vez activa la lipasa sensible a hormonas. El tejido graso se metabolizá, y ácidos grasos no esterificados (también conocido como "ácidos grasos libres" o NEFA) se liberan en el torrente sanguíneo. Estos NEFA son tomados por los músculos, que los utilizan como combustible. Y ya que las necesidades de combustible para el músculo se ha cumplido, disminuye la sensibilidad a la insulina. Se puede leer más sobre esto en Hyperlipid: http://high-fat-nutrition.blogspot.com/2007/10/physiological-insulin-resistance.html

Por lo tanto, si usted come una dieta baja en carbohidratos y tienen límite de fibrinógeno alto (nivel de glucosa en ayunas(de 90 a 105), no puede ser motivo de preocupación. Su azúcar en la sangre después de las comidas y los niveles de A1c son más importantes."

Anónimo dijo...

¿Tomar cereales sin gluten sin ser celíaco es más sano que tomarlos con gluten?.
¿Es el gluten el que causa la glicación?
Ana.

Peka dijo...

Gracias por la aclaración Álvaro, a eso me refería (yo también me leo esas páginas ^_^).

Adolfo David dijo...

Es interesante la cuestión que comentas Álvaro. En cuanto a la glucosa en ayunas 90-105, no son niveles que calificaría de elevados.

La cuestión de la influencia enzimática (como sobre la lipasa hormono sensible, así como la lipoproteína lipasa que no se menciona también) de una dieta baja o muy baja en carbohidratos sobre la sensibilidad a la insulina es igualmente interesante porque no resulta ilógica. Pero el paso de entender una eventual resistencia a la insulina a una glucemia alta dentro de una dieta baja en carbohidratos quizás precise una mayor explicación para entenderse bien. Bien, como tus células musculares se centran en quemar grasas, no emplean la glucosa, esto entiendo induce resistencia a la insulina porque no se acaba empleando para que la glucosa entre en las células, pero si el consumo de carbohidratos es bajo, no veo bien cómo se produce esta glucosa alta en sangre.

Además otros problemas que vería en plantear ese escenario como predecible siempre en una dieta baja en carbohidratos es..bien se acaba teniendo la glucosa alta según se postula, pero si así es entonces se revierten importantes puntos de partida para esta hipótesis porque al final la insulina también alta inactiva la hormona lipasa sensible en las células grasas (por lo que se deja de liberar grasa corporal) y la lipoproteína lipasa se inactiva en los músculos (los músculos dejan de preferir la grasa para crear energía y tienden a la glucosa). ¿Podría hablarse de una resistencia a la insulina transicional?

En cualquier caso yo remarcaría que los problemas mayores y más evidenciados son los de una dieta alta en carbohidratos frente a su opuesto, y que yo en general tiendo a hablar de dietas restringidas en carbohidratos, no de 'bajas o muy bajas' en carbohidratos. Los niveles de insulina también podrían llegar a rebajarse demasiado, por eso el concepto de la Dieta de la Zona de una insulina no muy alta pero no muy baja siempre me ha parecido lógico. El problema, o la realidad, es que lo común es estar en el lado de la insulina demasiado alta.