Novedades

domingo, 15 de junio de 2014

El Omega 3 reduce el deseo de fumar

Fíjate que habré leído yo docenas y aun cientos de estudios sobre propiedades y efectos de los ácidos grasos Omega 3, pero desde luego hasta ahora no había leído nada semejante. Y la verdad es que me resulta llamativo, y sin duda un beneficio que hasta ahora ni siquiera se sospechaba. 

El estudio ha sido publicado este mes en el Journal of Physopharmacology y se empleó en el estudio a 84 sujetos fumadores que recibieron una alta de dosis de Omega 3 con 2710 mg de EPA y 2040 de DHA, o bien un placebo, durante un mes. Al final del mes, aquéllos que recibieron el Omega 3 tuvieron un deseo apreciablemente inferior de tabaco que al comienzo del estudio. Hay que apreciar que el mes siguiente tras acabar el estudio, el deseo de fumar volvió a aumentar pero aún por debajo de los niveles iniciales del estudio. En concreto, esto se tradujo en que quienes consumieron el Omega 3 fumaron 11,2% menos cigarros tras el mes de estudio en comparación con lo que fumaban al comienzo.

El autor del estudio Sharon Rabinowitz de la Universidad de Haifa anota que el consumo reduciro de Omega 3 puede afectar al neurotransmisor dopamina, el cual impacta en la región cerebral asociada con la dependencia y sensación de recompensa. La reducción de esa función puede aumentar el deseo de tabaco, haciendo más difícil abandonarlo. 

"Debe estudiarse en el futuro si la suplementación de estos ácidos grasos afectan al comportamiento del fumador y su relación con el estrés subjetivo a través de la biodisponibilidad en suero de ácidos grasos poliinsaturados [como los Omega 3]"


3 comentarios:

Maria José dijo...

Estimado David:
¿Se podría deducir por ese estudio que lo mismo que es efectivo para disminuir el tabaco, lo sería tambien para otras adicciones? (Por el impacto de la regíón cerebral asociada con la dependencia y la sensación de recompensa)
Lo digo por ejemplo con la mia por los dulces, cosa que actualmente he logrado "vencer" con fuerza de voluntad pero no me iría mal una ayudita.
Saludos, Maria José

Adolfo David dijo...

En efecto, eso se deduce de este estudio.

Maeve dijo...

Esta línea de estudio me parece interesantísima. La compulsión por comer hidratos de carbono rápidos está asociada a los mismos neurotransmisores.

Muchas gracias por publicarlo, Adolfo.