Novedades

domingo, 28 de julio de 2013

"Me despedí de la vida y me curé con la dieta"

Ganador del concurso del post anterior: Alberto por su comentario del 24 de julio a las 22.56 (mi mail: david_europa@hotmail.com)


Posiblemente nunca antes haya comentado cuál fue el momento exacto en que mi interés por la nutrición se desató. Fue hace casi 10 años leyendo una entrevista en un dominical al Dr Barry Sears donde hablaba de la conexión entre dieta, inflamación y cáncer. Resultó en efecto para mí tan revelador que a las pocas semanas estaba regalando libros de nutrición a mis amigos y confeccionándoles planes de comidas.

Desde entonces he leído inmunerables testimonios de personas que han mejorado su salud hasta extremos inconcebibles en un mundo farmanarcotizado hasta la extenuación. Uno de ellos sin duda es el de Odile Fernández (gracias a una lectora por pasármelo), médico de familia que tuvo la fortuna de toparse con los beneficios de una dieta anticáncer durante sus tratamientos de quimioterapia (en el fondo, es una desgracia que ni siquiera un médico conozca con antelación estas estrategias, lo que da cuenta de nuevo del estado de nuestro mundo).

Tal éxito obtuvo que se recuperó de un cáncer ante el que los médicos le daban pocas semanas de vida. Su experiencia, plasmada en forma de ayuda a los demás, ha sido su libro "Mis recetas anticáncer". Transcribo por su interés una de las entrevistas que ha concedido Odile Fernández como ejemplo de que la dieta, bien empleada, tiene poderes tan increíbles como ayudar a reponerte de un cáncer oficialmente incurable.

¿Tuvo un cáncer?
De ovarios. ¡Me extirparon un tumor de once centímetros de diámetro! Y parecía solventado. Pero no…
¿No?
Metástasis en vagina, pulmón y huesos.
Buf.
Era noviembre del 2010 y tenía sólo un 5% de posibilidades de vivir más de cinco años.
¿Cómo encaró esta estadística?
Me deprimí. Y luego me despedí de la vida.
¿Cómo?
Grabé un vídeo para mi hijo de tres años, para que supiese cuánto habíamos jugado. Encomendé a mi madre y mi hermana su cuidado, además de a mi pareja…
Adiós a todo…
Sí. Convencida de morir antes de Reyes, compré juguetes para mi hijo, los dejé en un armario y me despedí del niño: “Jugarás más con papá…”. Y entonces pasó algo.
¿Qué?
Asumí que ya estaba muerta. Y, como seguía viva, me dije: “¿Por qué no haces algo?”.
¡Claro!
Empecé quimioterapia…, y algo más.
¿Qué más?
Indagué… ¡y descubrí que podía hacer bastantes más cosas por mí! Y sentí una oleada de fuerza, de convicción de que me sanaría.
¿Qué hizo?
Cambié hábitos dietéticos y estilo de vida. Sentí gran alegría… ¡y en dos meses el cáncer ya no estaba!: mi actitud y mi dieta activaron los recursos de mi organismo.
¿Qué dieta?
Con alimentos que frenan células tumorales, en vez de los que las aceleran.
¿Qué alimentos son más cancerígenos?
Lo dice la OMS: carnes rojas y carnes procesadas, ingeridas en exceso.
¿Procesadas?
Salchichas de Frankfurt, embutidos, salchichón, salami, bacon… Te depositan toxinas, por aditivos como los nitritos.
Señáleme más alimentos cancerígenos.
La bollería industrial, por su exceso de azúcares y harinas refinadas, y grasas trans. Y los fritos a más de 300ºC con aceites refinados y reutilizados. Y las barbacoas de carne.
¿Y eso?
El requemado de la grasa contiene benzopireno: ¡cancerígeno! Como el café torrefacto.
¿Y qué más debería evitar?
Excesos de sal, azúcar refinado y alcohol.
¿El vino tinto no era saludable?
Beber dos copas de vino tinto al día -una para la mujer- resulta oncoprotector, sí.
¿Y la Coca-Cola?
Cada vaso equivale a un vaso de agua con seis cucharaditas de azúcar: ¡excesivo!
Cite alimentos oncoprotectores.
Todas las frutas y verduras frescas, setas, algas, legumbres, té verde, chocolate.
¿Qué verdura es más anticancerígena?
Cebolla y ajo, tomate, setas, crucíferas (brócoli, coliflor) y todo lo verde.
¿Y cuáles son las frutas estelares?
Granada, cereza, manzana roja y cítricos.
¿Qué más?
Ciertas especias: cúrcuma, jengibre y pimienta negra. Su alto consumo en India ¡reduce allí los cánceres a la mitad!
¿Cúrcuma y jengibre frescos?
Sí, pero sirve en polvo. Y aromáticas: orégano, albahaca, perejil, tomillo. Y semillas de lino: ¡tienen más Omega 3 que el pescado!
¿Y eso es bueno?
Buenísimo, porque el Omega 3 es antiinflamatorio… ¡y las células tumorales prosperan en órganos y tejidos inflamados!
¿Qué me aportarán las setas?
Estimulan el sistema inmunitario, que protege contra tumoraciones. Las mejores: shiitake, mitake, reishi y champiñón del sol.
Prepáreme un plato anticancerígeno.
Desayuna un licuado de zanahoria, manzana, apio y jengibre (un trocito fresco, pelado). Mejor hazlo con una extractora lenta de zumos, que no desperdicia nada.
Déme algo más sólido para comer.
Una ensalada arco iris: verde (canónigos, escarola, espinaca…), naranja (zanahoria), blanco (cebolla), rojo (tomate). ¡Los colores son importantes!
¿En serio?
Expresan presencia de fitoquímicos: caroteno (naranja), licopeno (rojo)… ¡Y los fitoquímicos son una quimioterapia natural! Atacan a las células tumorales y vitalizan a las sanas. Combínalos y te protegerán. Y aliña tu ensalada con nueces, germinados, aceite de oliva virgen extra y plantas aromáticas.
Cocíneme ahora un plato oncosaludable que no sea una ensalada.
Hazte una salsa sofrita de tomate, cebolla y ajo, cúrcuma, pimienta y orégano, para acompañar lo que sea (un arroz integral, por ejemplo), y bebe una copa de tinto.
¿Alguna otra bebida?
Una infusión de té verde, cúrcuma fresca, pimienta negra y piel de manzana verde.
Y un último consejo dietético.
Come más alimentos crudos. Cocina al vapor. O, si hierves, ¡que sea a bajas temperaturas!, para preservar más propiedades.
¿Y así me ahorraré un cáncer?
Sólo un 10% de cánceres son genéticos: el resto son medioambientales…, ¡de los que descartarás un 35% si comes así de bien!

22 comentarios:

Laura.M dijo...

A mí me encanta la fruta, la verdura la voy comiendo también pero las ensaladas no son precisamente mi debilidad. Es muy difícil que todos comamos igual, por no decir imposible. Las especies como cúrcuma y jengibre nunca las he probado, ¿para qué se usan?

Adolfo David dijo...

Cúrcuma y jengibre es lo que tiene el curry

Esperanza dijo...

Existen en herbolarios cápsulas de curcumina y jengibrina, yo las tomo habitualmente. Espero que me sirva de algo. Aparte intento llevar una dieta anti-inflamatoria. Un saludo.

Ana Cristina Laplaza dijo...

Supongo que cuando habla de carnes rojas se refiere a las que no son de animales criados en libertad y a base de pastos ecológicos...

maria vargas dijo...

Impresionante...mi copita de vino tinto no me la salto nunca

Adolfo David dijo...

Habla de carnes rojas 'en exceso', creo de todos modos es importante ese matiz. Yo no abogo por dietas carnívoras sino omnívoras y variadas :)

bea dijo...

Lo sabemos, sabemos lo que sienta mejor comer, pero lo olvidamos, o más bien nos relajamos, gracias por el artículo que resulta un recordatorio.

Ivan dijo...

Pero los licuados no eran muy antiinflamatorios por los picos de insulina, no?

No me queda claro si es bueno tomarlos o no.

Paloma dijo...

Yo le hecho curry en polvo a todo. Y he descubierto unas pastas de curry verde, rojo y amarillo de ArroyD que están buenísimas. Las venden en tiendas de comida china o en chinos de barrio.
Espero que en algo se note, aunque sea a la larga :)

ramon dijo...

¿Incurable? ¿Y si se ha salvado por ser de ese 5% de supervivientes? ¿Y si, de aquí a 2015, muere? Si le aplicaron quimio, ¿por qué la descarta como causa de su curación?

Paloma dijo...

Adolfo, me encantaría que hablaras un poco más del gluten y su relación con enfermedades autoinmunes.

Mi abuela paterna murió de artritis (bueno, realmente la mataron los medicamentos que le recetaban los médicos, que la dejaban hecha polvo) y cada vez leo más artículos relacionándolo con el gluten. También he leído recientemente que las sociedades libres de gluten desconocen la degeneración auiditiva que parece inevitable con la 3ª edad.

Yo por ahora solo tengo 35 años, y no consigo quitar el gluten del todo, porque está en todas partes y (por ahora, aunque todo se andará porque cada vez encajo menos) a causa de una vida social bastante activa. Aun así, lo evito muchísimo. Quizá con unos buenos artículos en castellano en mi blog de cabecera me animara a dejarlo del todo :)

Ya no se trata de estar más guapo o con menos arrugas, sino de llegar a la 3ª edad con todos los dientes, con las encías sanas, las aticulaciones libres de dolores y el cuerpo funcional.

Para mí es clave, aparte de leer este blog ;), comer una dieta lo más paleo y baja en hidratos posible (dependiendo del ejercicio realizado), alta en grasas y proteínas, hacer algo de ejercicio de todos los grupos (aeróbico, de pesos, intervalos y yoga/pilates/estiramientos) y suplementar ciertas cosas (multivitamínico, O3 y D3).

Qué opinas tu, aunque estés aun más lejos de la senectud que yo?

Josete dijo...

A.D,aclara una cosa por favor,los licuados como el ejemplo que utiliza esta chica son recomendables?,yo es que tenía entendido que debíamos evitar lo máximo los zumos,y tomar la fruta y la verdura lo mas entera posible.Me encantó el post!!

Adolfo David dijo...

En el caso de la fruta es preferible consumirla cruda o entera por el hecho del índice glucémico que es menor. Si el licuado es casero, me parece bastante bien sobre todo si claro usamos cosas como apio que difícilmente vamos a comer de manera cruda. Luego está el tema de que tampoco me parece saludable digestivamente una dieta básicamente con productos crudos, y deben consumirse con moderación y más bien antes de las comidas o fuera de ellas y no por la noche.

Lo que debemos evitar a toda costa son los zumos concentrados industriales de manera rutinaria, los zumos o licuados caseros son aceptables con moderación y yo a veces consumo zumo hecho en casa o alguno no concentrado, pero si se es sensible a los carbohidratos y se quiere adelgazar también habrá que apartar un poco los zumos de frutas caseros en favor de las frutas frescas.

Espero haberme explicado, no todo es blanco o negro ;)

Ivan dijo...

Gracias.

RocoLondon dijo...

Interesante, pero me resulta sorprendente que se curase en 2 meses ¿?

Anónimo dijo...

hola!muy interesante el artículo!conocéis algún suplemento que pueda tomar para engordar..?soy muy delgadita y últimamente he pasado una situación muy estresante y me he quedado más delgada aún!muchas gracias!

Laura

Isabel Abad dijo...

Hola! últimamente estoy leyendo muchos artículos sobre estos temas.

Al parecer la influencia de la dieta sobre las enfermedades se sabe ya desde hace muchos años pero está claro que no interesa que se difunda al 100%

De hecho estoy leyendo un libro que sobre la terapia Gerson. ¿Alguien lo conoce?
Fue un medico de mediados de siglo xx que se puso a investigar la influencia de los alimentos sobre las enfermedades.
La verdad que me está sorprendiendo porque todo lo que averiguó él hace casi un siglo es lo que están descubriendo ahora los investigadores.

Una parte muy importante de su terapia son los licuados de frutas y verduras, por eso me sorprende que digáis que no es beneficioso tomarlos muy a menudo.

Un saludo! Me encanta este blog

Anónimo dijo...

Hola, me uno al comentario de Laura, si alguien dejase algún comentario al respecto...

Inma

Adolfo David dijo...

Pues toda la comida india lleva cúrcuma y jengibre, como el curry que se usa sobre todo para pollo y pavo.

Arribaeneldesvan byCarmenhf dijo...

por cierto esta chica, tiene un blog, que precisamente se llama como el libro , por si a alguien le interesa,
soy incapaz de poner los enlaces, Serdna!!!
http://www.misrecetasanticancer.com/

no sé si ya lo ha puesto antes alguien , espero no duplicar info
slds

Je dijo...

Gracias por este post. Ya lo he compartido con todos los que he podido. Agradezco mucho este tipo de post que están llenos de esperanza.

Anónimo dijo...

Dices q los doctores no saben de lo natural tengo un tiempo leyendo Dr mercola y es bueno pero sobre todo Dios buen día