Novedades

jueves, 30 de septiembre de 2010

Cita del mes


"No quiero una dieta más, quiero una revolución"
Dr Robert Atkins

Esto era lo que Atkins se proponía con la publicación en 1972 de Dr Atkins' Diet Revolution, no crear una dieta más sino dar un giro de 180 grados al establishment en nutrición. Aunque Atkins no fue la novedad absoluta que algunos le consideran, ya que la historia de las dietas bajas en carbohidratos data de mucho antes que Atkins (podríamos incluso remontarnos al caso de William Banting en el siglo XIX), sin duda su contribución a la popularizació de las mismas es imposible de exagerar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:
El doctor Atkins querría una revolución pero la dieta tal y como él la planteó era difícil de llevar por mucho tiempo. De hecho él murió gordo.
Saludos.

Lis dijo...

Tengo una duda para una amiga, y que en condiciones normales, en el blog se han puesto muchos comentarios, tanto de David como de sus grandes seguidores, pero el caso en concreto, creo que es un pelin más delicado.
Mi amiga tiene 14 años y hace un año se quemo toda la cara en un accidente domestico, que gracias a Dios y a la ayuda médica con mascarillas de plasma y mucha proteccion solar, no le ha quedado ni una sola marca, ni rojeces ni nada. Pero ahora tiene un brote de acne y no se si su tratamiento tendra que ser algo más especial por si todavía tiene la piel sensible por ese problema.
Espero que alguien me pueda ayudar y gracias de antemano.

VIVA LA REVOLUCION!!!

Anónimo dijo...

Entonces... aconseja la dieta atkins 100%?
Es que justo estos dias estoy preparandome mentalmente para seguirla y como se lee de todo.
La verdad es que me siento menos hinchada y mas activa, a pesar de que solo estoy en un "tiento".

LMC dijo...

La atkins 100% (menos de 20g de HC al día, al menos las primeras semanas) me parece un pelín extrema, ¿y no se daban muchos casos de efecto yoyó? Adolfo David, ¿sabes qué mecanismos bioquímicos envuelven ese fenómeno? Leí por ahí que se trataba de un mecanismo de supervivencia, el cuerpo al verse en estado de cetosis trata de almacenar el máximo de grasa que pueda, más o menos.

pepa dijo...

Ains, anónimo, si leyeras el blog saberías que David recomienda una dieta anti-inflamatoria...

Adolfo David dijo...

La dieta Atkins ha sufrido algunos cambios tal como está planteada en las últimas décadas, hoy en día las últimas fases de Atkins creo que son muy similares a la Zona en cantidad de carbohidratos diaria.

La cetosis se genera cuando uno no consume casi carbohidratos y sirve para Atkins como indicativo de que estás quemando grasa corporal, pero no hace falta entrar en cetosis para quemar grasa corporal. En principio suelo recomendar una dieta restringida en carbohidratos pero no cetogénica como puede ser la Zona o incluso las últimas fases de la nueva dieta Atkins. La cetosis no debe confundirse con cetoacidosis y un riesgo a largo plazo de estar en cetosis es que se puede destruirse masa muscular para obtener cuerpos cetónicos.

Como otras veces he dicho no hay ratios mágicos, ni tampoco lo es el 40 30 30 de la Zona. Manteniendo que hay que restringir carbohidratos y consumir proteína y grasa, los % deben ajustarse a cada persona.

Hay quienes creen que una dieta muy baja en carbohidratos puede acabar creando resistencia a la insulina a través del cortisol que puede generarse para crear glucosa (porque no hay carbos disponibles). Por eso podría darse el efecto rebote, pero yo no recomiendo como norma iniciarse en una dieta cetogénica, aunque creo que hay personas a las que es realmente lo que les funciona.

Doctor Bromatólogo dijo...

Hola, Adolfo David y lectores.

En principio saludo tu recuerdo al Dr. Atkins, con el que no coincido al 100%, pero que tuvo la valentía de oponerse al establishment alimentario cuando más duro e impenetrable parecía. En ese sentido, creo que estamos en duda con él.

En mi blog (escribir en google "doctorbromatologo") también le he rendido algún homenaje.

Por lo que dicen los comentaristas, yo no soy partidario de un planteamiento tan extremo, pero sí de restringir los glúcidos algo en cantidad, pero, sobre todo, en calidad.