Novedades

jueves, 7 de enero de 2010

¿Cuánto más seguiremos sufriendo las dietas altas en carbohidratos?

Hace casi 10 años la "Asociación Americana del Corazón" (AHA por sus siglas en inglés), la más importante a nivel mundial sobre salud cardiovascular, divulgaba un sorprendente documento que alertaba contra los peligros para la salud de una dieta restringida en carbohidratos. Y digo soprendente, al menos para muchos, porque se supone que ya entonces había pasado la ola oficial de desprecio y aversión por principio a las dietas limitadas en carbohidratos, una aversión que vivió en los 70 y 80 sus momentos más álgidos. Aquel documento volvía a repetir la fanfarria permanente de los terribles efectos destructivos para la salud de seguir una dieta rica en grasas y proteína mientras era moderada o baja en carbohidratos. Años después, y aun décadas después del falso consenso contra las grasas y por la santificación de los carbohidratos en los 70, las personas con dietas restringidas en carbohidratos han seguido experimentando la pérdida de sobrepeso, el abandono por innecesarios de muchos medicamentos de prescripción, han mejorado su rendimiento físico reconocido incluso en forma de oros olímpicos, se sienten mejor y han reducido significativamente su probabilidad de un evento cardiovascular o el desarrollo de una diabetes. Millones de personas han podido darse cuenta de hasta qué punto nos han mentido y seducido con el mantra del libre de grasas.

Una de esas personas perfectamente dentro de los cánones académicos y oficiales es el Dr Robert H. Eckel, antiguo presidente de la Asociación Americana del Corazón y autor del documento que he referido de 2001 previniendo contra el seguimiento de dietas restringidas en carbohidratos. Pero al Dr Eckel parecen importarle nada las experiencias de esos millones de personas que han conseguido escapar de la farsa de las tan sempiternas como infundadas 'recomendaciones oficiales'. Al contrario de lo que afirma la asociación cardiovascular más importante, es más que difícil acusar a programas como la Zona, Atkins, Protein Power o Sugar Busters de la epidemia cardiovascular. ¿Es que acaso la dieta típica americana e incluso occidental en general, donde los problemas cardiovasculares son rampantes, concuerdan con este tipo de dietas? ¿O es que acaso la Asociación Americana del Corazón nos toma por estúpidos? El gran problema de las complicaciones cardiovasculares es la inflamación alentada por el excesivo consumo de carbohidratos en combinación con grasas inflamatorias propias de la civilización industrial como los vegetales ricos en omega 6 (maíz, soja y girasol) y las grasas hidrogenadas. Irónicamente, dicha asociación recomendó por suerte en 2009 la reducción de azúcar. Al final, no es extraña la enorme confusión entre la población. El Dr Volek (del que he hablado ya) y el Dr Richard Feinman hallaron en un estudio publicado en enero de 2008 en Lipids que los marcadores inflamatorios eran mucho más reducidos en una dieta muy baja en carbohidratos comparada con una dieta alta en carbohidratos y baja en grasa. Pero todo esto no importa a quienes de antemano ya han comprado la idea de la hipótesis de la grasa y el colesterol. Cuanto más creemos que sabemos, en realidad acabamos sabiendo menos (o sabiendo lo incorrecto).

El Dr Eckel sigue, por supuesto, obsesionado con centrar su atención en reducir el colesterol total y el colesterol LDL (el "malo). Pero estos marcadores son mucho menos relevantes para la enfermedad cardiovascular que el colesterol HDL, los triglicéridos y marcadores inflamatorios como el índice omega 3 o la Proteína C Reactiva. Si deseas elevar tu colesterol HDL, que es cardioprotector, necesitas comer más grasa (aceite de oliva), y si deseas reducir tus triglicéridos necesitas comer más grasa (omega 3). Al Dr Eckel como a miles otros parece resultarles irrelevante que cuando estos dos marcadores se ajustan, el colesterol malo LDL se convierte en partículas grandes que no son un riesgo cardiovascular. Si sigues una dieta reducida en carbohidratos y alta en grasas puede que tu LDL no baje o incluso puede que suba. Entonces tu médico clamará contra ese tipo de dieta y te urgirá a seguir una rica en cereales y almidones y baja en grasa. Pero si eso sucediera con el LDL con tu dieta baja en carbohidratos, se debe a que tus partículas LDL son más grandes y pesan más (son benignas). Reducir el LDL con una dieta alta en carbohidratos también podría producirse, lo que se debería a que las partículas se reducen de tamaño y peso (son arterioescleróticas). Puede decirse que esto es la paradoja del LDL. ¿Qué prefieres, un LDL arterioesclerótico o benigno? ¿Pero qué importan las paradojas y los estudios científicos, si ya todo está hablado, consensuado y oficialmente recomendado? Sigamos esta década pensando así, y enfermedades como la cardiovascular seguirán siendo la eterna epidemia. Pero no te preocupes, en tal caso las autoridades oficiales tendrán una respuesta y será seguir recomendando una dieta para el desastre. Y es que todo siempre puede empeorarse.

16 comentarios:

Alonso dijo...

Muy interesante este artículo, por cuanto se sale de la línea oficial sobre las "dietas sanas", destapando un mito que desconocía (según otro artículo suyo que acabo de leer en Libertad Digital). Sin embargo, ahora me encuentro indeciso: ¿cuál sería, entonces, la dieta más sana?

Anónimo dijo...

Artículo interesantísimo. Me guastaría saber cual es el motivo o que intereses puede tener la asociación americana del corazón en defender el consumo de hidratos. Me gustaría David, si es posible, en sucesivos artículos futuros explicases el problema del LDL que relatas en la última parte del artículo ya que hoy en dia si tienes los valores altos te recetan estatinas y quizas no sea necesario, siempre y cuando no sea arterioesclerótica.
Sibila

Angy dijo...

Hola, Adolfo, que recomendaciones podrías darme para un familiar mio que tiene el colesterol alto, es una mujer de 53 años, que está en plena menopausia, es muy delgada, come relativamente poco y muy sano, no come nada de embutidos, en general come muy pocas grasas saturadas, su dieta no es muy alta en hidratos de carbono, segun me cuenta. ¿Qué le digo, que aumente los hidratos de carbono? Si se te ocurre algo dimelo por favor. ¿Y para los sofocos y calores que le recomendarias? Es que le recomendó la ginecóloga tomar productos de soja, pero ella ha notado que no le van bien, de hecho al tomarlos se siente como deprimida y además ha coincidido con que le ha subido el colesterol. ¿Podría estar relacionado el colesterol alto y la toma de alimentos que aumentan los estrógenos?? Gracias. Un beso.

Te deseo un feliz 2010

Anónimo dijo...

hola me pusiste esto el otro dia David


"Sobre lo del embarazo, el hierro adicional en la dieta suelen requerirlo en general las mujeres embazaradas, algunas en la premenopausia y las que sufren de abundantes metrorragias. Si el médico te lo ha mandado es que lo necesitas.

Por lo demás, el hierro es oxidante y su nivel elevado, que no es raro, se ha relacionado con diversos problemas de salud."



Mi doctora no vio si lo necesitaba o no, al menos que me lo viera en los ojos ya que no tenia aun resultados de analiticas.

pero si finalmente lo necesitara.

Conoces algun suplemento de hierro sin tanto azucar???

Se necesita forzosamente si estas embarazada o solo si tienes niveles bajos del mismo???

Gracias por tus opiniones

Saludos

Susana dijo...

El problema de las lipoproteinas de baja densidad (LDL) y muy baja densidad (VLDL)no es taanto sus valores elevados como su oxidación.

El colesterol oxidado que transportan este tipo de proteinas, es el que obstruye las arterias. Por suerte, un fitonutriente presente en verduras y frutas, el licopeno, ha demostrado la capacidad de inhibir la oxidación del colesterol.

Respecto al erre que erre de las dietas bajas en carbohidratos, vuelvo a repetir que es el sedentarismo el factor clave en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular y la inflamación, muy por encima, en un factor multiplicativo, de la mayor o menor ingesta de carbohidratos.

M. Clara dijo...

Yo por mi parte ne alegro de que ya hayan pasado estas fechas navideñas, porque me he sentido continuamnete que estaba haciendo la dieta ANTIZONA !!

Con tanto dulce y tanto HHCC poco sano creo que debo de tener el pancreas fatigado de secretar tanta insulina....

A ver si empiezo ya con los buenos habitos!!

pilar dijo...

mi marido bajó de colesterol haciendo ejercicio. si es que nos pasamos la vida sentados!!

Adolfo David dijo...

Alonso, ya que te acabas de incorporar, yo lo que recomiendo es lo que llamo una dieta (o paleodieta porque recoge la tradición paleolítica) antiinflamatoria. Sería lo siguiente aproximadamente con la inclusión también de grasas saturadas:
http://juventudbelleza.blogspot.com/2009/06/5-normas-para-seguir-una-dieta.html

El sedentarismo no explica ni la obesidad ni la enfermedad cardiovascular si obviamos los hidratos de carbono. Es otra hipótesis que nació, la del ejercicio físico como factor central, en los años 50 y que algún día desmontaré.

Lo más importante es los triglicéridos bajos y el HDL alto, no tanto el colesterol. No creo que absolutamente todas las embarazadas necesiten hierro, sí la mayoría probablemente, suplementar una cantidad baja durante 9 meses puede ser un seguro que no cause problemas.

Adolfo David dijo...

Por supuesto hay que hacer ejercicio físico, el aeróbico mejora la sensibilidad a la insulina por ejemplo, tener mas masa muscular favorece la combustión de grasas. Pero el factor de los carbohidratos es tan fuerte que el ejercicio solo no puede explicar la epidemia de obesidad.

Anónimo dijo...

Asi es David, por otro lado, crees que teniendo los trigliceridos bajos y el HDL alto, no es preocupante un LDL por encima de lo "normal"? Los médicos recetan estatinas tambien en esos casos. y por cierto, las estatinas, son oxidantes.

treintañera dijo...

Me ha gustado volver a leer el artículo que has linkeado a Alonso, http://juventudbelleza.blogspot.com/2009/06/5-normas-para-seguir-una-dieta.html
Sobre todo, despues de los excesos navideños.
Se lo he enviado a varias personas que quiero para que se pongan las pilas en el 2010
gracias

Unamas dijo...

¿Qué pescados serían los más recomendables?
¿Es recomendable algún producto de lata (proteina) en este tipo de dieta?
¿Qué proteina se podría tomar en el desayuno, a media mañana y en la merienda, vegetal o animal, que no fuera carne o pescado?

Gracias.

Anónimo dijo...

Durante tres meses he seguido una dieta baja en grasas y en hidratos de carbono, he realizado ejercicio físico y he adelgazado hasta mi peso ideal. Nada de medicación. Los trigliceridos me han bajado de 300 a 70 , el colesterol total se me ha mantenido en 230, el colesterol HDL se me ha mantenido en 37 pero el colesterol LDL me ha subido de 133 a 179. Según la fórmula "LDL=Colesterol total-HDL-(Trigliceridos/5)", estos valores son claros. ¿Significa que cuando bajan los triglicéridos sube el LDL?... ¿Debo subir mis trigliceridos para bajar mi LDL?¿Tiene relación esta bajada grande en triglicéridos con el mantenimiento del colesterol total?... Parece como que tenga que haber una concentración total de grasas en sangre (colesterol+trigliceridos)... ???.

Anónimo dijo...

Hola David y todos los lectores!! Me gustaría saber si conoces la marca Sanoflore. He estado leyendo sobre productos naturales y he encontrado muy buenas referencias sobre esta marca. Se trata de una marca de cosmética natural, que es de calidad biologica de verdad. Yo estoy especialmente interesada en productos naturales, pero si en encontrar lo mejor para mi piel, ya que la tengo muy muy sucia. Te he preguntado muchas veces por una crema de H.Rubinsteirn y nunca me has contestado... ya no tengo esperanzad de que me contestes, la verdad. Aún así, te sigo todos los días...Un beso.

Anónimo dijo...

me ha parecido muy fuerte el articulo de la Asociacion Americana, al fin y al cabo entiendo que la dieta de la zona no elimina los HHCC, si no que indica que hay que reducir en cierto modo su ingesta (de un 60% que promulgan los "clásicos" a un 40% ¿no?). Y por supuesto en relación con el gasto personal de calorias.

Que el ejercicio físico no adelgaza es una verdad como un templo, estoy harto de verlo en mi trabajo y en los gimnasios... Es más, casi todos los que engordan mucho se debe a que dejan de hacer ejercicio (puede parecer una contradicción con lo primero que he dicho), pero es que es distinto adelgazar por hacer ejercicio que engordar por dejar de hacerlo. Más bien, solo se da este último caso.

Anouk dijo...

Para Anónimo de las 23.42. Yo utilizo (y he utilizado) distintos productos de Sanoflore, algunos me gustan mucho y otros no los he visto maravillosos, cuestión de probar qué te encaja. Los puedes encontrar en cualquier farmacia.
En cualquier caso si te interesan los productos "bio" de verdad tienes más marcas igual de interesantes y fáciles de encontrar en España, como por ejemplo Armonía Bío (tienen web por si quieres echar un ojo).