Novedades

jueves, 9 de abril de 2009

Quién te lo habría dicho

Frecuentemente hablo de los problemas asociados con seguir una alimentación incorrecta, la cual denomino esencialmente como proinflamatoria. Una de las causas centrales, como ya debes saber, es la disminución del consumo de ácidos grasos omega 3 y el aumento de sus antagónicos hormonales, los omega 6. Sus efectos en la población no sólo se ciñen a las clásicas enfermedades crónicas tantas veces enumeradas, sino que incluso repercuten en el comportamiento mismo. Exactamente la deficiencia de ácidos grasos omega 3 del tipo EPA y especialmente del tipo DHA ha sido asociada en múltiples estudios con el comportamiento agresivo y problemas de adaptación social (1). Tu abuela puede que te hable del crecimiento de delicuencia o de problemas sociales debido a la pérdida de valores. Como diría el Dr Sears, a mí me gusta llamarlo descenso en el consumo de omega 3.

Pero lo novedoso que quiero contarte no es eso, sino lo que sigue. Y es que quién te iba a decir que tales conclusiones son extrapolables a tu mascota. Investigadores italianos concluyeron en un estudio publicado en septiembre de 2007 ("Aggressive dogs are characterized by low omega-3 polyunsaturated fatty acid status" Vet Res Commun, 2007 Sep 19) que los dueños de los perros agresivos deberían añadir a la alimentación de sus canes ácidos grasos omega 3. Según ese estudio los perros agresivos y sanos tienen niveles significativamente más bajos de omega 3 y más elevados de omega 6 que los perros dóciles o tranquilos. Puede que tu abuela no sepa mucho de perros y menos aún de ácidos grasos, pero si dicen que siempre hay que hacer caso a nuestros mayores será por algo.

(1).- "Omega-3 fatty acid deficiencies in neurodevelopment, aggression and autonomic dysregulation: opportunities for intervention", International Rev Psychiatry, 2006 Apr

- "Essential fatty acids and their role in conditions characterised by impulsivity", International Rev Psychiatry, 2006 Apr

- "The effect of docosahexaenoic acid on aggression in young adults. A placebo-controlled double-blind study", J Clin Invest, 1996 Feb

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tus conocimientos. Este articulo, como los demas es impresionante.

pilar dijo...

bueno, los perros agresivos solo tienen una solución, o los sacrificas o te puedes llevar un gran disgusto.
Por el resto, si que es impresionante el efecto de los omega 3. No sé donde leí en este blog que un bajo consumo de omega 3 favorece la depresión, y eso me dejó alucnada.
muy interesante, como siempre.

Anónimo dijo...

A los perros agresivos la solución no es sacrificarlos sino reeducarlos y eso se consigue con un buen adistrador o mejor con un terapeuta de animales que ya los hay(y además con suplementos de omega 3 por lo que leo aquí)
Muy interesante el artículo. Desgraciadamente mi perro murio hace muy poco pero lo tendré en cuenta para comentarlo a las personas de mi alrededor que si los tienen.
ROS

leola dijo...

Hola a todos!
Ros, siento lo de tu perro, me imagino lo mal que se pasa...yo tengo un cruce de mastin que ya tiene 11 años y sé que pronto me tocará pasar por eso...opino como tu que casi siempre se pueden reeducar aunque habrá casos extremos que no tengan arreglo pero son los mínimos.
El mio no es agresivo sino dominante con otros machos, supongo que no tiene nada que ver...
Bueno pero a o que iba...como se les da omega 3 a los perros? les damon salmon una vez a la semana?, jaja...al mio por cierto le encanta, cuando hago revuelto de gulas con salmón y sobra un poco, el tio se pone las botas!

pilar dijo...

Ros, a mi perro lo lleve a un etologo de la universidad autonoma, le puso un tratamiento de reeducación, y a los seis meses atacó a mi sobrino. Por eso digo lo que digo. De verdad, que un perro no merece la pena para el pedazo susto que nos llevamos.
ojala lo hubiera sacrificado antes.

Anónimo dijo...

No voy a entrar aquí en debates, ni en cruces de opiniones sobre si es mejor sacrificar a un perro agresivo o no porque evidentemente no es el lugar (así que es mi última aportación al respecto) pero está claro que casos puntuales los hay,y siento que tu hayas sido protagonista de uno de ellos (y tú sobrino) pero evidentemente también hay muchísimos casos (porque me consta) en que se consiguen resultados muy favorables.
Hay grados de agresividad, buenos y malos profesionales,circunstancias del entorno, maneras de educar... o sea múltiples variables que se pueden controlar y modificar y por las cuales yo sigo considerando que a priori(y no hablo de tu caso)por el hecho de tener un perro agresivo no hay que sacrificarlo sin más.
Leola gracias por tu comentario, la verdad es que se pasa mal pero los 14 años en que nos alegro la vida a todos merece la pena.
ROS

Anónimo dijo...

Ros,siento mucho lo de tu perro ..y como hablas de él, seguro que tuvo también 14 años muy felices..ésto es lo que me consuela cuando pienso en el día que ya no esté conmigo "el amor de mi vida"..es un labrador de 11 años, igualito q el de la foto,(bueno la mía es más guapa,jé).
Clara.

Anónimo dijo...

Yo trabajo rescatando perros, muchos de ellos agresivos y todos tienen solucion, no hace falta sacrificar, me da igual a que etologo lo llevarias pq desde luego no era un buen profesional. Que haya estado en cualquier universidad no lde hace mejor que otros, lo q cuenta es el instinto a la hora de adiestrar y educar no los estudios, eso lo tengo mas q comprobado. Ya he tenido casos en q llevando un perro a varios etologos te recomiendan sacrificar, hasta q encuentas a alguien q de verdad sabe y lo educa.
Cada vez q oigo lo dew sacrificar a un perro por su conduzta me pongo mala.
Ros siento mucho lo de tu perro, he pasado varias veces por eso y se como te sientes.

Anónimo dijo...

David,
hacia mucho tiempo que no te leia!
Un placer reencontrarme con vos a traves del blog.

Te dejo un beso muy grande, cuidate

SB
California, USA

Anónimo dijo...

Muchas gracias de nuevo a las personas que me han dado ánimos por lo de mi perro.
Un abrazo!
ROS