Novedades

jueves, 17 de julio de 2008

La fuente de la juventud: cuidar de uno mismo


El célebre, al menos en Estados Unidos, Dr Andrew Weil iniciaba su obra "La fuentes de la eterna juventud" precisamente precaviéndonos de que tal cosa no existe. Hoy por hoy la ciencia médica no conoce ningún Santo Grial que nos proporcione algo así como una juventud eterna. No obstante, la ciencia avanza cada día para poder hacer menos verdadera tal aseveración.

Recientemente el doctor Dan Washburn, tal como publica el "Tribune Business News", asegura haber encontrado tal fuente de juventud que por simple y obvia corre el riesgo de defraudarnos: cuidar de nosotros mismos. En cualquier caso, aunque dormir adecuadamente, mantenernos mentalmente alerta y controlar nuestro peso no frenará el envejecimiento, sí lo hará mucho más llevadero y satisfactorio.

¿Cuánto podemos estirar la juventud?, ¿quizás deberíamos hablar de un modo más realista simplemente de salud?, ¿y en todo esto qué papel desempeña la belleza? Éstas y otras muchas preguntas, así como las respuestas que la ciencia y la propia industria dermatológica, cosmetológica, endocrina y nutricional o gerontológica nos aporten serán parte del recorrido de este blog en la búsqueda de una vida y un cuerpo más bellos, sanos y longevos.

8 comentarios:

YMCA dijo...

Hola,
Enhorabuena por una introducción tan bien estructurada. Me gusta mucho el planteamiento de tu blog. Una sugerencia: no escuides el diseño de la página, que ea de tanta calidad como el contenido.
Suerte.

YMCA dijo...

Hola,
Enhorabuena por una introducción tan bien estructurada. Me gusta mucho el planteamiento de tu blog. Una sugerencia: no descuides el diseño de la página, que sea de tanta calidad como el contenido.
Suerte.

Libertarian dijo...

Muchas gracias! La verdad también creo que el diseño del blog es importante. Llevo años escribiendo en blogs de temática muy distinta y lo sé. Veré cómo puedo ir mejorándolo en lo posible, pues cómo a un blog que en gran parte trata de estética se le va a descuidar eso precisamente jeje. Intentaré postear a diario, tengo tanto que contar!

violeta dijo...

Enhorabuena ! Me ha gustado lo que he podido ver,vamos a tener la suerte con tus asesoramientos que dejen de timarnos, y poder aprovechar tantas cosas buenas que hay para ayudarnos a estar mejor.
GRACIAS !
AH ! No te olvides de las maduritas maduritas jeje

Libertarian dijo...

Gracias violeta!

Azayle dijo...

David, genial tu blog. Yo te seguía en Telva en el post de la dieta de la Zona, que desafortunadamente desapareció y dieta -más bien forma definitiva de alimentación- que yo también seguía, pero he estado sin conexión a Internet casi 3 meses y perdí el hilo del post y la motivación para seguir con la Zona. Ahora que te he reencontrado en este espacio lleno de descubrimientos, sabiduría y buenos consejos va a servir que recupere gran parte de la motivación que tenía para cuidar mi salud. Muchas gracias por tu esfuerzo y dedicación

tukynina dijo...

hola me encanta tu blog,te agradezco de que nos informes porke es cierto q las marcas cosmeticas nos crean unas falsas necesidades mediante la publicidad engañosa,por lo menos q sepamos lo q compramos,mucha suerte y animo david

Alfredo Llaquet dijo...

Estimado David, dado que me he perdido muchos de tus artículos, me he propuesto leer tu blog enterito en orden cronológico. Hace poco terminé Guerra y paz, así que vengo entrenado. Como soy muy de decir la mía, no me contendré, pero solo espero que contestes al último comentario que dejaré una vez me haya puesto al día. Al resto, no hace falta.

En este primer artículo me ha preocupado que hagas referencia al peso. Hay gordos muy sanos y la obsesión por mantenerse delgado ha destruido muchas vidas. Te pediría que no hagas énfasis en el asunto del peso, porque lo importante es tener un estilo de vida saludable. Luego, cada cual pesa lo que le toca. Y si no piensas así, mi opinión es que formas parte del medio ambiente tóxico que destroza la vida de tantas gorditas y tantos gorditos solo porque no nos contratarían en laSexta.